Archivo del autor

¿QUÉ SIGNIFICA HOY SER DE IZQUIERDAS?

José Múgica, ex-presidente de Uruguay (periodo 2010-15), y Manuela Carmena, actual alcaldesa de Madrid.

          Hace dos o tres días, el diario El País insertaba en su página web un artículo en el que se formulaba en parecidos términos la pregunta que da título a este post, y procedía a trasladar esta cuestión a diversas personas más o menos destacadas de la izquierda española. Tengo para mí la sospecha -es una opinión personal- de que la intención del artículo no era demasiado benévola ni sincera, habida cuenta de la deriva que ha experimentado el citado medio de comunicación desde no hace mucho tiempo, con una línea editorial claramente escorada hacia el centro derecha y las posiciones neoliberales. Incluso la propia redacción del texto parecía pretender destacar una vacilación en los propios entrevistados ante una pregunta tan directa, con el objetivo de poner el foco en las posibles contradicciones e inconsistencias de quienes dicen considerarse claramente de izquierdas.

          Por lo que a mí respecta, no voy a entrar a analizar las diferentes respuestas que dieron a la periodista los personajes mencionados en el artículo. Allá cada uno con su interpretación y sus ideas y sentimientos. Pero me voy a colocar en el lugar de un posible entrevistado y voy a exponer la que hubiera sido mi respuesta, que por otra parte no me parece demasiado difícil. Allá va:

I – Lo primero de todo, un hombre o una mujer de izquierdas es, esencialmente, alguien con capacidad de crítica objetiva y de profundización en las cuestiones y problemas sociales y económicos.

II – Es también alguien con un desarrollado sentido de la justicia social, que siempre simpatizará con todo lo que signifique un reparto más equitativo de la riqueza, lo que conlleva inequívocamente definir un sistema tributario justo y progresivo.

III – Asimismo, se trata de una persona que cree en la igualdad de oportunidades y que luchará por unas condiciones mínimas de bienestar para los más desfavorecidos.

IV – Del mismo modo, es alguien intelectualmente inquieto, amante de la cultura y la educación, y que se preocupará en todo momento por buscar y/o apoyar (según su responsabilidad) las mejores soluciones a los diferentes problemas que afecten a la sociedad. Por descontado, nunca pensará en aprovecharse ruinmente de los demás (muy en especial cuando se trate de los recursos públicos), para lucrarse en beneficio propio.

V – Una persona de izquierdas cree y confía en el sector público, porque éste es el único que puede garantizar el bien común y satisfacer de verdad muchas de las necesidades de la población. Ello no significa en modo alguno denostar ni arrinconar al sector privado, de enorme importancia e imprescindible también en el desarrollo de la economía, el comercio y la industria. Pero el papel del Estado como árbitro y regulador del conjunto del sistema ha de estar siempre fuera de toda duda.

          En fin, con estas pinceladas, me parece que queda bastante bien definida una auténtica personalidad de izquierdas, y ello sirve tanto en nuestro entorno más inmediato, en España, como en Europa y el resto del mundo.

          Quisiera añadir un comentario final. Una mujer o un hombre de izquierdas pueden perfectamente ser también elegantes en su comportamiento, en sus formas e incluso en su aspecto externo. No tiene por qué haber conflicto alguno entre la educación y las buenas maneras, de un lado, y el hecho de hacer gala de una sincera ideología de izquierdas, de otro lado. Quiere esto decir que la torpeza, la grosería, los malos modos, el lenguaje chabacano o el aspecto desaliñado e indecoroso nunca deben confundirse con una personalidad de izquierdas. Podría pensarse que ésta es una cuestión accesoria, pero creo que mucha gente todavía alberga unas ideas bastante equivocadas al respecto, tanto desde el seno de la propia izquierda como desde otras perspectivas sociales e ideológicas.

Anuncios

RECORDANDO A ANTIGUOS ACTORES: PETER CUSHING

Peter Cushing

          Es para mí un honor hacer una reseña de Peter Cushing (1913-1994), un actor imprescindible en el cine clásico de misterio y terror. Buen amigo de ese otro gran intérprete llamado Christopher Lee, también británico, ambos colaboraron en un buen número de películas de la legendaria Hammer Productions, una productora que recogió los grandes mitos del cine de terror llevados a la pantalla grande en los años 30 por la estadounidense Universal y ofreció sus propias versiones sobre los mismos, esta vez en color y con un resultado de mayor calidad visual. Así, mientras Lee daba vida a los monstruos habituales del género, Cushing encarnaba al Doctor Frankenstein o al Doctor Van Helsing, poseedor de los conocimientos ocultos necesarios para acabar definitivamente con los insaciables vampiros.

          Asimismo, Peter Cushing se puso en la piel del más famoso detective de todos los tiempos, Sherlock Holmes, en la película “El perro de los Baskerville” (1959), también producida por la compañía Hammer. Y unos años después repetiría el papel del genial detective, esta vez en la segunda temporada de la serie que realizó con este nombre (Sherlock Holmes) la BBC para la televisión a finales de los años 60, y que pudimos ver en España. Muchos críticos y aficionados coinciden en señalar la interpretación de Peter Cushing como la más acertada de cuantas se hayan llevado a cabo del arquetípico personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle, con permiso de ese otro gran actor clásico llamado Basil Rathbone (admito que habrá opiniones encontradas sobre el particular). Su saber hacer, su sobria elegancia, su figura a la vez enjuta y enérgica, y su inteligente mirada, todo contribuyó a que recrease a la perfección el personaje de Holmes. Para muchos, y yo me incluyo en el grupo, es y será el Sherlock Holmes por antonomasia.

          Como anécdota curiosa, mencionaré que se pudo ver a Peter Cushing (¡también acompañado por Christopher Lee!) en “Pánico en el Transiberiano” (1972), una coproducción hispano-británica más bien mediocre y un tanto irregular, en la que también aparecía Telly Savalas; el director, Eugenio Martín, y muchos intérpretes secundarios eran españoles ¡Menudo conglomerado! En fin, no dejó de ser una experiencia cinematográfica bastante atípica. Afortunadamente, el gran cineasta George Lucas le homenajeó, esta vez con mucha mayor dignidad, ofreciéndole el papel de Moff Tarkin, el inflexible y despiadado Gobernador de la Estrella de la Muerte en la primera entrega de la saga Star Wars (La Guerra de las Galaxias), que luego quedaría como el Episodio IV de la exitosa y millonaria serie.

          Hasta aquí mi modesto y sentido homenaje a este gran actor, toda una referencia para mí.

Peter Cushing - 2

 

HOMENAJE A LAS AGUAS FLUVIALES (Y UN GRITO DESESPERADO POR SU SALUD)

 

Un plácido y bello paraje del río Júcar, en la provincia de Cuenca (España)

 

          Hoy, día 22 de abril, se celebra el Día Internacional de la Tierra. Con tal motivo me parece adecuado escribir siquiera unas pocas palabras en favor de todas esas corrientes fluviales que recorren la geografía de las tierras emergidas del planeta, y es que los ríos y los lagos poseen una importancia capital para la vida. Por muy obvia que nos pueda resultar tal afirmación, nunca está de más recordárnosla.

          Las aguas continentales son un regalo de la Naturaleza. Constituyen una fuente imprescindible de vida. Las corrientes de agua modelan y transforman el paisaje, lo reverdecen y embellecen. En su propio seno, así como en sus riberas y proximidades, la vida vegetal y animal prolifera, proporcionando un imprescindible sustento al ser humano que habita junto a ellas. El hombre antiguo supo reconocer sabiamente esta virtud extraordinaria de los ríos, y aprendió a respetarlos desde el principio de los tiempos. Incluso en muchas civilizaciones se los deificó, como signo máximo de reconocimiento.

          Por desgracia el hombre moderno, a partir de la Revolución Industrial, y de modo especialmente devastador a partir de la segunda mitad del siglo XX, ha maltratado a sus ríos y lagos (¡y también a los mares!, que merecerían un comentario aparte), convirtiéndolos en vertederos y alcantarillas a las que arrojar todo tipo de desperdicios y desechos. ¡Bonita manera de corresponder por parte del ser humano a los inmensos beneficios recibidos! La polución y degradación de las aguas es una de las grandes catástrofes de nuestro tiempo. Si no reaccionamos con rapidez y de modo contundente, a nivel de todo el planeta, terminaremos viviendo en un inmenso basurero y nuestros ríos acabarán convirtiéndose de manera irreversible en lastimosas y apestosas cloacas. Un final lamentabilísimo, que además nos perjudicará directamente a nosotros, como especie, por cierto una especie superdepredadora y aniquiladora de recursos naturales, merced a nuestro acelerado ciclo de producción y consumo.

          Es imprescindible cambiar radicalmente nuestra mentalidad, nuestro modo de vida, y nuestros métodos a la hora de hacer uso de los recursos naturales y deshacernos de los residuos. Hemos de volver a tratar con el mayor de los cuidados a nuestros ríos y corrientes de agua, desde los cursos fluviales más importantes y caudalosos del planeta, hasta los más modestos y pequeños riachuelos, como los que serpentean por nuestras propias y sedientas tierras castellanas, andaluzas, levantinas o catalanas.

          Volvamos nuestra mirada hacia ese milagro de la Naturaleza y hagamos todo lo posible por asegurar su limpieza y dignidad. Si las administraciones públicas miran hacia otro lado y no muestran la necesaria preocupación por el problema, es nuestro deber de ciudadanos exigir que se involucren de lleno y con todos los medios posibles.

INTOXICACIÓN INFORMATIVA Y ESTUPIDEZ HUMANA

 

 

manipulacion_informativa-el-roto

          A nadie se le escapa que, a lo largo de los últimos 12 o 14 años, los hábitos de vida y consumo de una gran parte de la población mundial han cambiado radicalmente. Sobre la base ya existente de Internet, la utilización masiva de los dispositivos móviles, en especial de los smart-phones y las tablets, ha acelerado este proceso, en paralelo con el desarrollo fulgurante de las redes sociales, los buscadores y las diferentes plataformas proveedoras de servicios digitales. Un elevadísimo porcentaje de habitantes de nuestra sociedad, y ya no sólo del mundo económicamente más desarrollado, estamos hiperconectados. Y esto sucede a muchos niveles: social, informativo, profesional, publicitario y comercial, lúdico, etcétera. Compartimos toda clase de mensajes, imágenes, fotografías, videos, archivos, noticias y opiniones. La circulación global de información por los medios digitales alcanza un volumen inmenso en todo momento. Basta un sólo dato para hacernos idea de su magnitud: se estima que cada minuto que pasa se suben a la plataforma YouTube ¡más de 300 horas de video!, y probablemente esta cifra ya esté desfasada. No nos separamos de nuestro móvil ni un instante al día, algunos (entre los que me incluyo) por obligación, y muchos otros (sobre todo los más jóvenes) por pura adicción. Siempre estamos pendientes del último mensaje de Whatsapp o de la noticia más reciente; nos acostamos escrutando la pantallita táctil, y lo primero que hacemos al despertar es consultarla de nuevo.

          Un observador externo e imparcial podría pensar, a la vista de este fenómeno que ha irrumpido tan repentinamente en nuestras vidas, que los humanos ahora somos mucho más sabios y más inteligentes, al manejar constantemente tanta información. Pues lamentablemente no creo que sea así, al menos desde una óptica general. Tras un primera y rápida reflexión, es fácil deducir que un exceso de información no le hace a uno mejor conocedor de lo que realmente importa e interesa, máxime cuando todo ese caudal informativo está plagado de nimiedades, fruslerías, meras distracciones visuales, datos cazados a la ligera y sin contrastarse debidamente, opiniones poco fundamentadas e incluso noticias contradictorias. Y hay que señalar que todos estos graves defectos que restan en gran medida valor a la información no son exclusivos de los canales digitales ya mencionados, sino que también se vierten abundantemente sobre la sociedad a través de los medios tradicionales (que aún cuentan con audiencias masivas), como la televisión, la radio y la prensa.

          La búsqueda sincera de la verdad, la intención honrada por describir la realidad de la manera más objetiva posible, las opiniones rigurosas y fundamentadas sobre datos y hechos objetivos, son conceptos que hoy día están seriamente amenazados, si no en franco retroceso. La manipulación de las mentes se halla en estos momentos, por desgracia, peligrosamente activa. De un lado, medios como la televisión y muchos canales digitales nos bombardean con estúpidos reality-shows, en los que las discusiones y las peleas de famosillos y caraduras profesionales están a la orden del día, siempre a causa de trivialidades y bobadas intrascendentes; no faltan tampoco pseudo-debates políticos presididos por el ruido, la falta de respeto y el robo continuado de la palabra entre los distintos tertulianos; los noticiarios no conceden a las noticias los tiempos ni la importancia que cada una merece,  sino que evidencian una gran arbitrariedad en su tratamiento, y muy a menudo nos ofrecen sucesos y curiosidades con los que parecen querer distraer nuestra atención y alejarla de lo más importante.  De otro lado, actúa la superpoderosa publicidad, que acapara todos los medios posibles, incluidos por supuesto los digitales, a través de los que extrae todo tipo de información sobre nosotros, los consumidores, y no cesa de intentar vendernos cuanto más mejor y al mayor ritmo posible. Por último, ¿qué decir de los políticos? Estos merecen un comentario aparte.

          Gran parte de la clase política, salvo honrosas excepciones, ha optado por abandonar la prudencia y la sensatez y se ha lanzado descaradamente a la utilización de la táctica del engaño puro y duro. Se tergiversan los datos, se silencian las verdades, se echa mano de todo tipo de eufemismos, se practica la auto-alabanza sin mesura al tiempo que se desacredita siempre y por sistema al rival, se incumple lo prometido, se utiliza el miedo, se miente, se miente, se miente… Aquella frase tan tristemente célebre atribuida al ministro de propaganda del III Reich, Joseph Goebbles, acerca de que una mentira repetida mil veces acaba siendo verdad, está ahora más de actualidad que nunca, porque refleja perfectamente lo que está ocurriendo. El lenguaje y las formas puramente “mitineras” se adoptan ya en el día a día de una buena parte de los políticos. Todo vale con tal de defender e imponer las tesis de cada partido, así como de presentarse ante los electores como los mejores, si no los únicos válidos, para llevar las riendas del gobierno. “Fíjense ustedes qué unidos estamos nosotros, frente a esa especie de jaula de grillos de Vistalegre, en la que no se ponen de acuerdo en nada”, repetían hace pocos días destacados dirigentes del Partido Popular, en alusión al congreso que celebraban al mismo tiempo los miembros de la formación Podemos. Fariseísmo político descarnado, ¿no cree el lector?

          Recientemente se ha acuñado el término posverdad. Este vocablo, en principio, hace referencia a que, a la hora de crear y modelar la opinión pública, los hechos objetivos se trasladan a un segundo término, en favor de las apelaciones a las emociones y creencias personales. Bueno, esta sería una definición demasiado ecléctica y suave para describir lo que está sucediendo, porque realmente la posverdad no es más que una manera de ocultar la verdad tras otra interpretación subjetiva y manipulada de la realidad, mucho más del gusto personal del político de turno y de su audiencia más incondicional. No sé si es el mejor ejemplo, pero el eslogan central que presidió la reciente campaña presidencial de Donald Trump, “We will make America great again” (“Haremos que los U.S.A. vuelvan a ser grandes”, en traducción más o menos libre) encierra una gran falsedad, la de pensar que los U.S.A. habían dejado de ser ya grandes, fuertes y prósperos, cayendo de su aún indiscutible liderazgo mundial. Evidentemente, esto no es así, pero se ha hecho creer lo contrario a muchos ciudadanos americanos, probablemente los más incultos y peor formados.

          En medio de todo este caos informativo y de la gran confusión reinante en todo lo concerniente a la política, la dirección de la economía y la evolución de las sociedades, tanto a nivel nacional como europeo y global, se pasan por alto los grandes retos que la Humanidad tiene planteados ahora y en su futuro más inmediato. Quizás el más importante y grave, a juicio de quien esto escribe, sea el problema medioambiental, en sus 3 vertientes de deterioro del entorno natural, agotamiento de los recursos de la biosfera y del subsuelo, y calentamiento global. Muy relacionados con ello, e interconectados entre sí, están sin duda los problemas de crecimiento incontrolado de la población y pobreza severa en determinadas áreas del tercer mundo, los movimientos migratorios (que todo apunta se van a agravar seriamente en los próximos lustros), los conflictos bélicos en los que se entremezclan motivos económicos y religiosos, el arrinconamiento del trabajo humano desplazado paulatinamente por la digitalización y la robotización, la creciente brecha en renta y riqueza entre países e individuos (que está alcanzando niveles de absoluta obscenidad), y el auge de los movimientos populistas de extrema derecha, que tratan de imponer soluciones radicalmente equivocadas, en contra del sentido común, la inteligencia y el mejor humanismo.

          De algún modo, consciente o inconscientemente, se está haciendo creer a la gran mayoría de la población que la única verdad es el poder absoluto del dinero, el predominio de los mercados financieros, la fuerza incontestable del capital (cada vez más y más concentrado en un número muy escaso de manos). Ante este nuevo Dios, las democracias, la libertad individual, la supuesta autonomía de los Estados de Derecho, han pasado a un nivel subsidiario. Y lo más grave es que parecemos aceptar este lamentabilísimo hecho con resignación, despreciando nosotros mismos cualquier loable intento por revertir y cambiar el proceso. Los más nobles ideales se dejan ya sólo para los ilusos y los locos. ¡Qué bajo estamos cayendo!

chiste-de-el-roto-sobre-selfies

 

P.D.: Quiero agradecer a El Roto la genialidad mostrada en su ingente colección de chistes gráficos. Me siento muy identificado con la mayoría de ellos. Espero que sabrá disculparme la utilización de algunos de ellos para ilustrar este post, así como otros anteriores.

UN VIEJO SUEÑO HECHO REALIDAD: PUBLICACIÓN DE MI LIBRO

Portada de mi libro "MIS RECUERDOS FERROVIARIOS", que acaba de ver la luz como libro electrónico.

Portada de mi obra “MIS RECUERDOS FERROVIARIOS”, que acaba de ver la luz como libro electrónico.

          Como bien dice el refrán, nunca es tarde si la dicha es buena. Tras dormir el sueño de los justos durante unos cuantos años, finalmente me he decidido a dar el paso y publicar (en formato electrónico, como e-book) un manuscrito que tenía más o menos preparado desde hacía tiempo.

          Se trata de un conjunto de vivencias que giran en torno al ferrocarril que yo conocí durante mis años de infancia y adolescencia, y un relato de cómo fue creciendo y desarrollándose en mi interior una mezcla de admiración, pasión y amor hacia este medio de transporte, en casi todas sus facetas. No se trata de un libro técnico, sino de un relato emocionado y nostálgico de mis primeras experiencias, aunque también abundan las descripciones detalladas de ciertos trenes, líneas y estaciones, con anotaciones y referencias históricas y, lo que puede resultar especialmente atractivo para el lector, una destacable colección de fotografías hechas en su mayoría por mí mismo.

          Este pequeño libro no sólo va dirigido al puro aficionado al ferrocarril, más concretamente al ferrocarril español de la década de los sesenta, sino a cualquier otra persona interesada en los trenes y en el momento histórico referido, una época de cambio y transformación a todos los niveles, en la que se percibía ya como lejana la tragedia nacional de la Guerra Civil española y la sociedad de nuestro país, pese a seguir gobernada por la dictadura del general Franco, iba modernizándose y adaptándose a los nuevos tiempos (al menos en el plano económico), sobre todo a partir de principios de la década mencionada.

          El índice del libro es el siguiente:

  • Una breve introducción del autor
  • La vía ancha española en general – 1
  • La vía ancha española en general – 2
  • El Ferrocarril del Tajuña
  • El Ferrocarril de Madrid a Almorox
  • Ficciones en torno a la vía estrecha madrileña
  • Panorama ferroviario español a principios de la década de los 70
  • Epílogo

          Como cualquier autor, sólo espero que los posibles y futuros lectores disfruten del libro, de sus textos y de sus imágenes, presididos todos ellos por un cariño innegable hacia el mundo de los trenes.

P.D.: El e-book está disponible en la plataforma Kindle Direct Publishing

A PROPÓSITO DE DONALD TRUMP

Republican presidential candidate Donald Trump speaks to supporters as he takes the stage for a campaign event in Dallas, Monday, Sept. 14, 2015. (AP Photo/LM Otero)

          En esta semana que ahora concluye, el mundo entero se ha visto sacudido por la sorprendente elección del candidato republicano Donald Trump como próximo presidente de los Estados Unidos de América. La inmensa mayoría de la gente, tanto aquí en España como en el resto del planeta, se ha quedado boquiabierta, cuando no directamente escandalizada, ante el hecho de que un personaje tan atípico y controvertido como Trump tenga ya abiertas las puertas de la Casa Blanca y esté a punto de dirigir los destinos de la nación más poderosa del planeta. Sus posicionamientos radicales y rupturistas, sus declaraciones a menudo grotescas, sus comentarios sexistas y machistas, sus ataques verbales a todos los rivales (señora Clinton incluída), nos hacen temer cualquier cosa durante los próximos años que dure su mandato. De momento, la incertidumbre es lo único seguro que tenemos al respecto, si se me permite esta figura literaria (¿un oxímoron?).

          No obstante, hay algo que sí sabemos acerca de los motivos de tan singular elección por parte del electorado norteamericano. Según parece, el señor Trump ha conectado con una gran masa de gente, mayoritariamente personas blancas de la América interior y profunda, descontentas y preocupadas con fenómenos como la globalización, la invasión de productos extranjeros (muchos procedentes de China), un cierto estancamiento económico (muy relativo en el caso de los EE.UU.), y el flujo masivo y constante de inmigrantes procedentes de la América de habla hispana. Está claro que mucha gente ve todo ello como una amenaza a sus esencias, identidad y forma de vida. Ese descontento y esa desconfianza crecientes por parte de gran cantidad de ciudadanos, unidos a otros factores, entre los que yo destacaría cierto grado de desconocimiento del mundo exterior y un recelo innato hacia cuanto signifique progreso cultural y social, han despertado el entusiasmo de mucha gente, que ven a Donald Trump como “alguien de los suyos”, una persona que les habla en su mismo lenguaje.

          Pero no quisiera referirme por el momento más al presidente electo USA ni a los norteamericanos, sino a lo que sucede aquí, en Europa y en España. Ya que hemos hablado de descontento y desapego, estoy convencido de que a este lado del Atlántico tenemos muchos más motivos de peso para estar inquietos y enfadados con la situación económica, laboral y social. En efecto, los ciudadanos europeos, y muy especialmente los españoles (por no hablar de los griegos, portugueses, etc.), estamos padeciendo graves y profundos problemas que la política “convencional” se muestra incapaz de afrontar y responder de modo satisfactorio. Echemos un rápido vistazo:

  • Hace ya más de 8 años tuvo lugar una crisis de ámbito global, provocada por los excesos del sector financiero. Dicha crisis se agravó en España al coincidir con el estallido de la burbuja inmobiliaria y el derrumbe del sector de la construcción. Sin embargo, después de todo este tiempo, lo único claro al respecto es que estamos siendo las clases medias y trabajadoras las que seguimos pagando en exclusiva las consecuencias de aquel desastre. Y parece que lo vamos a seguir haciendo durante un tiempo indeterminado, quizás ya de forma permanente. Las élites económicas y financieras han salido reforzadas, pero en cambio nuestros salarios han bajado de manera dramática, y las prestaciones de tipo social y asistencial a las que teníamos todo el derecho del mundo han quedado seriamente dañadas y mermadas. El empleo se ha vuelto más y más precario, y el futuro de nuestros jóvenes se ha tornado muy sombrío.
  • La gran crisis ha venido a unirse a otros fenómenos, como la globalización, la deslocalización, el creciente e imparable automatismo de los procesos productivos, la robotización, etc., que amenazan y destruyen empleo aquí y en muchos países de nuestro entorno. El trabajo humano y su remuneración está en franca recesión.
  • Por su parte. la población de ciertos países menos desarrollados (Oriente próximo y Africa) crece de forma incontrolada y huye hacia nuestras fronteras del sur y del este europeos. Y este fenómeno muy posiblemente seguirá creciendo en el futuro inmediato hasta hacerse insoportable, porque no se trata sólo de las guerras y conflictos que sufre ahora parte del mundo árabe (en particular Siria e Irak), sino que ciertas regiones del África subsahariana padecen una vigorosa explosión demográfica (el caso de Nigeria es extremo), junto con una enorme pobreza, inseguridad y ausencia de estados firmes y democráticos.

          ¿Y qué respuestas nos ofrecen nuestros gobiernos? Nada. Ninguna. Sólo la de seguir ahogándonos en vida invocando la necesidad ineludible de controlar el déficit público, lo que no evita por cierto que la deuda externa (como es el caso de la española) siga creciendo hasta alcanzar unas dimensiones que la convierten en virtualmente impagable.

          En definitiva, y ya termino, seguramente tenga yo muchas razones para temer a Donald Trump, pero la verdad es que me dan más miedo personajes mucho más cercanos como la canciller alemana Angela Merkel, su hiper-rígido ministro de finanzas Wolfgang Schäuble, el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker, el comisario de Asuntos Económicos Pierre Moscovici, así como todos sus obedientes y fieles “peones” que componen el actual gobierno conservador de España. No podemos olvidar que a un país hermano como Grecia la han hundido en la miseria y la desesperanza entre todos ellos.  Y nosotros no estamos mucho mejor. No somos Alemania, ni Dinamarca, ni Suiza, ni Noruega, ni Suecia, ni Holanda.

          Que cada cual saque sus propias conclusiones.

ESPAÑOLES: ¿ORGULLOSOS O AVERGONZADOS DE SERLO?

Tribuna de personalidades asistentes al desfile militar en Madrid el día 12 de octubre de 2016.

Tribuna de personalidades asistentes al desfile militar en Madrid el día 12 de octubre de 2016.

          Hace apenas un mes, el pasado 12 de octubre,  celebrábamos en España la Fiesta Nacional o Día de la Hispanidad. Con motivo de ella se manifestaron en los medios y redes sociales de nuestro país numerosas opiniones, a menudo fuertemente dispares y encontradas. Frente a las voces que, siguiendo una inercia que proviene de muchas décadas atrás, no dudan en reiterar su particular idea del patriotismo y su orgullo inquebrantable por defender supuestos valores tradicionales de la nación española, surgen con fuerza otras opiniones bien distintas, que ponen en tela de juicio todo ese conjunto de valores y se muestran incómodas ante la reiterada exhibición de la bandera nacional, los desfiles militares, los actos oficiales, y la propia celebración. Si bien en esta dicotomía de pensamientos se ha introducido ahora como nuevo factor de discusión la muy diferente valoración que se hace del papel histórico de España en América (conquista, invasión, destrucción de antiguas civilizaciones, evangelización forzosa, expolio de riquezas, imposición de nuevas leyes y costumbres), en el fondo tenemos que reconocer que el concepto central de patriotismo español se entiende de muy distinta manera según la ideología y la forma de pensar de cada uno.

          El 05.05.2011 yo mismo publicaba en este blog un artículo, LOS LASTRES DE LA DERECHA POLÍTICA ESPAÑOLA, en el que apuntaba algunas de las causas que explican que el sentimiento de los españoles ante la idea de Patria sea tan diferente e incluso antagónica entre nosotros mismos. Principalmente, señalaba en aquel post (que sigue a disposición de cualquiera) que la derecha política de nuestra nación se ha apropiado, de una manera muy descarada, por cierto, de los símbolos del Estado, la bandera, el himno y la propia idea de España. Y esto no es más que una continuación prácticamente ininterrumpida de la forma de pensar impuesta por las élites -y seguida por la mayoría del sumiso y apolítico pueblo llano- que veíamos durante el franquismo. En este sentido, poco o nada ha cambiado con el advenimiento de la democracia. Precisamente, el pasado sábado escuchaba a mi admirado Gran Wyoming, en una entrevista televisada en la Sexta Noche, afirmar que en realidad la Transición política española llevada acabo entre 1976 y 1978 sirvió al régimen anterior (nacido con el golpe de Estado del 18.07.1936) para adaptarse sin apenas costes ni traumas a la nueva legalidad democrática. Es así como el principal partido político de España en estos momentos, el Partido Popular, no es más que un heredero directo del estado franquista. No creo que nadie pueda discutir en serio estos postulados, aunque no guste reconocerlos a casi nadie.

          Nos encontramos, pues, ante una idea de España, de nuestra Patria y los símbolos que la representan de forma oficial, que no agrada a una parte muy significativa de los ciudadanos españoles, entre los que desde luego me incluyo. No deja de ser curioso que no hayamos sido capaces de dar una letra satisfactoria a nuestro himno. Y es que dicha idea no suscita el entusiasmo de quienes se sienten realmente de izquierdas, por su sentido crítico de la Historia, por su valoración de la coyuntura económica (en especial del desigual reparto de la riqueza) y por la constatación de la maltrecha justicia social. Y al mismo tiempo fomenta el rechazo de gran parte de quienes viven en comunidades “históricas” como Cataluña y Euskadi, que tienen otra sensibilidad y rechazan frontalmente el nacionalismo español tradicional, centralista, desfasado y encerrado en sí mismo, del que hacen gala muchos conservadores españoles que se identifican sin fisuras con el Partido Popular. Por cierto, son estos mismos españoles los que no dudan en envolverse en la bandera rojigualda cuando salen a la calle a defender sus particulares ideas, FRENTE a todos los demás, a los que parecen considerar “malos españoles” y/o enemigos de la Patria. La apropiación excluyente del concepto de patria y de sus símbolos por una parte de la sociedad constituye un grave problema, a mi modo de ver. En primer lugar, porque dificulta extraordinariamente la identificación de muchos ciudadanos con un concepto de patria satisfactorio y por el que realmente merezca la pena luchar y trabajar. Y en segundo lugar, a consecuencia directa de lo anterior, porque tal actitud frentista no hace más que exacerbar el antagonismo y la sensación de desarraigo por parte de muchos ciudadanos de otros territorios peninsulares,  que optan por su propio nacionalismo porque piensan que se sentirían más cómodos en un hipotético Estado independiente, alejados de los manejos y la influencia de esa oligarquía particular que viene gobernando España  desde muchas décadas atrás, con democracia o sin ella.

*********

          De España no me atraen particularmente sus gestas militares (por cierto, muy alejadas ya en el tiempo), ni aquel Imperio “donde no se ponía el Sol”, ni su férrea defensa del catolicismo, representada por la Inquisición y la secular intolerancia por parte de las autoridades eclesiásticas a todo cuanto significase ideas nuevas, modernidad, refinamiento y adelantos científicos.

          Ni que decir tiene que me disgusta sobremanera la sucesión de pronunciamientos y asonadas militares que se reprodujeron a lo largo del siglo XIX y continuaron en el XX, que culminaron en la gran tragedia nacional que supuso la Guerra Civil Española. De alguna manera siniestra, los fracasos del ejército español en el exterior parecen haber discurrido en paralelo a una perversa utilización de las fuerzas armadas para reprimir y castigar duramente al pueblo, a la sociedad civil, cuando ésta tenía la osadía de protestar contra las injusticias y su precaria situación. Frasecitas históricas de carácter pseudo-patriótico como “más vale honra sin barcos que barcos sin honra” o esa otra de “por el Imperio hacia Dios” me parecen absolutamente lamentables.

          El mismo rechazo me merecen la corrupción, el clientelismo, el caciquismo, la picaresca, la cultura del pelotazo, así como los privilegios eclesiásticos y de la aristocracia. Es intolerable que la educación de nuestros niños y jóvenes haya recaído durante tanto tiempo en la Iglesia Católica,en especial durante el franquismo, y que aún pervive (no lo olvidemos) mediante la Educación Concertada, financiada como bien se sabe con dinero público. He de decir asimismo que me repugnan las corridas de toros, así como cualquier otra manifestación popular o festiva que implique maltrato animal.

          En definitiva, es fácil constatar que aún hoy día subsisten muchas lacras y rasgos distintivos provenientes de lo que podríamos considerar como “viejo régimen”, que por cierto se remonta mucho más atrás en el tiempo que el nefasto golpe de Estado perpetrado por el general Franco.

*********

          Es imprescindible y urgente redefinir el concepto de Patria y fundamentarlo más en un proyecto de futuro que en supuestas viejas glorias del pasado . No puede ser ciertamente un ente abstracto, “sagrado” e intocable, basado en antiguas y discutibles hazañas llevadas a cabo por nuestros antepasados, iluminados -al parecer- por una misión u objetivo trascendente. No, la Patria somos nosotros mismos, las personas que vivimos y trabajamos en este pedazo de tierra, con nuestros anhelos, aspiraciones, necesidades y fatigas diarias. Es la sociedad que formamos todos, naturalmente con las instituciones democráticas que nos hemos dado, que tienen el deber ineludible de garantizarnos seguridad, protección, asistencia y un futuro digno para nuestros hijos. Es el Estado, que ha de estar al servicio de la sociedad civil, y no al revés. Y, naturalmente, es nuestro entorno humano y natural, nuestros pueblos y ciudades, nuestros campos y espacios naturales, que constituyen nuestro patrimonio común (junto con lo cultural y artístico) y que hemos de amar, cuidar y respetar, tanto para nosotros como para las futuras generaciones. Por último, nunca olvidemos que nuestra Patria se inserta en un mundo exterior, dinámico y en continua evolución, formado por multitud de pueblos y naciones, con los que hemos ineludiblemente de interactuar de modo pacífico y constructivo, para beneficio de toda la Humanidad.

          He mencionado muchas cosas que me desagradan de lo que algunos aún consideran inherente al viejo concepto de patria. Es justo nombrar a unas cuantas personalidades de nuestro pasado reciente y nuestro presente a las que considero  ejemplares y que me reconcilian con la comunidad que formamos los españoles. Como sería demasiado prolijo hacer una relación exhaustiva, me tomaré la libertad de mencionar tan sólo una pequeña muestra:

  • Científicos ilustres como Santiago Ramón y Cajal o Severo Ochoa de Albornoz.
  • Médicos prestigiosos como Ignacio y Joaquim Barraquer (padre e hijo) o Valentín Fuster Carulla.
  • Inventores como Isaac Peral, Juan de la Cierva y Codorníu, o Alejandro Goicoechea.
  • Emprendedores y urbanistas como José de Salamanca y Mayol, Ildefons Cerdá i Sunyer, o Arturo Soria y Mata.
  • Pintores como el genial Francisco de Goya y Lucientes (precursor del impresionismo), Mariano Fortuny, Joaquín Sorolla, Ignacio Zuloaga, Julio Romero de Torres, o Antonio López García (actual).
  • Escritores de talento (la lista aquí podría ser interminable), como Benito Pérez Galdós, Miguel de Unamuno, Pío Baroja, Antonio Machado, Angel Ganivet, Miguel Delibes, Camilo José Cela, Rafael Sánchez Ferlosio, Carmen Laforet, Gloria Fuertes, Jose Luis Sampedro, etc.
  • Políticos de la talla de Pablo Iglesias Posse (fundador del PSOE y de UGT), Francisco Giner de los Ríos (creador de la Institución Libre de Enseñanza), Julián Besteiro, Manuel Azaña, o Adolfo Suárez.
  • Mujeres valientes y de gran talla intelectual como Victoria Kent, Clara Campoamor, María Zambrano, o Federica Montseny, luchadoras y defensoras de los derechos de la mujer en tiempos muy difíciles.
  • Buenos y leales militares, defensores hasta el final de la legalidad republicana, como los generales Vicente Rojo y José Miaja.
  • Personas extraordinarias en sus respectivos campos, como el ex-jesuita Vicente Ferrer Moncho (modelo de entrega absoluta a los más necesitados), el inolvidable naturalista Féliz Rodríguez de la Fuente (quien obró el milagro de hacernos mirar a la Naturaleza con otros ojos), intérpretes como Narciso Yepes, Joan Manuel Serrat y Paco de Lucía, grandes actores y actrices como Jose Luis López Vázquez, Fernando Fernán Gómez, Concha Velasco o Amparo Baró, magníficos deportistas como Rafa Nadal, Mireia Belmonte, Fernando Alonso, Andrés Iniesta, Pau Gasol, Gemma Mengual, etc., etc.

Aprendamos de los mejores. Ellos han de ser la esencia y la inspiración de nuestro proyecto en común.