Archive for 25 abril 2013

PERFIL ABREVIADO DE LOS MIEMBROS DEL GOBIERNO RAJOY

Gobierno de Rajoy

Tras casi un año y medio desde el comienzo de la actual legislatura, ya hemos ido conociendo bien la personalidad y lo que pueden dar de sí los integrantes del gabinete presidido por Mariano Rajoy Brei. He aquí, en pocas palabras, el perfil de cada uno.

Soraya Sáenz de Santamaría, marisabidilla, deslenguada como la que más durante la etapa de oposición a Zapatero (igualita en eso a su querida compañera Dolores de Cospedal), y aupada muy prematuramente a la vicepresidencia del Gobierno. No obstante, parece que se esfuerza por dar una imagen de cierta sensatez y moderación, aunque sea ésta una tarea imposible. La verdad es que sus rifirrafes en el Congreso con la otra Soraya (Rodríguez, del PSOE) no son muy edificantes.

García Margallo (Exteriores), obsesionado con aquello tan viejo de Gibraltar español. Poco diplomático, la verdad. Transmite una imagen mucho más caduca que su antecesora Trinidad Jiménez.

Fernández Díaz (Interior), hombre también muy carca y anticuado. Muy poco hábil a la hora de  gestionar correctamente el final de ETA, tras el anuncio de su cese de la actividad  armada.

Ruiz Gallardón (Justicia), taimado, ambicioso en extremo, retorcido, muy pagado de sí mismo, redicho y profundamente retrógrado, en contradicción con la imagen cultivada por él mismo durante todos los años anteriores. Los madrileños le recordaremos siempre como el que llevó a la ruina al Ayuntamiento de nuestra querida ciudad, dejando tras de sí una deuda de SIETE MIL MILLONES de euros. El Gran Despilfarrador.

Luis de Guindos (Economía y Competitividad) … sencillamente, la economía se le va de las manos. De la competitividad, ni hablemos, porque es algo desconocido de lo que ni se ocupa.

Montoro (Hacienda), prepotente, va de sobrado y graciosillo. Poco serio y con muy mala leche. Le gusta amenazar a todo el que se le ponga por delante, como Gran Guardián de los datos fiscales de todos los españoles.

Fátima Báñez (¿Empleo o Desempleo?), una completa inútil que, pese a ello, parece tenérselo muy creído. Su Reforma Laboral ha sido el mayor fracaso de este Gobierno, que ya es mucho decir. No parece que la Virgen del Rocío le haya hecho demasiado caso, pese a sus entusiastas invocaciones del verano pasado. Fue muy rastrero y obsceno su chivatazo a la prensa sobre el ERE que tenía proyectado el PSOE, acogiéndose a su propia reforma.

Arias Cañete (Agricultura y otras cosas), sin lugar a dudas el ministro más nefasto para el medio ambiente de nuestro país. De momento, los bosques y las costas de nuestra Patria ya están sufriendo su política, en la que se percibe una intensa añoranza de los años de la burbuja inmobiliaria. Sus invitaciones a consumir yogures caducados o a ducharse con agua fría, para ahorrar, resultan cuando menos pintorescas.

Ana Mato (Sanidad), animal -con perdón- político de toda la vida, sin otras responsabilidades fuera del partido, y crecida durante largos años a la sombra de Aznar. Debería haber dimitido por vergüenza y coherencia cuando salieron a la luz los escándalos de su ex-marido, de cuando formaban matrimonio. La Sanidad pública, víctima de severos recortes, y los sufridos usuarios de la misma nos acordaremos mucho de ella, y no de forma positiva.

Jose Manuel Soria (Industria y Energía). Parece un clon de Aznar, aunque algo más espigadito, eso sí, y con acento isleño. Incapaz de solucionar el problema de la energía en España, incluido el monumental disparate del déficit tarifario de la electricidad. Un hombre bastante mediocre.

José Ignacio Wert (Educación, Cultura y Deportes). Iba de simpático y liberal (en el buen sentido), con su pasado de tertuliano ocurrente y dicharachero, pero ha demostrado desde el primer momento una sorprendente obediencia a los postulados de la Conferencia Episcopal. Ha logrado la enemistad de toda la enseñanza pública española, que está sufriendo de primera mano sus graves recortes. No creo que deje buenos recuerdos cuando se vaya.

Pedro Morenés (Defensa). El más desconocido de todos, seguramente por ser el que menos declaraciones efectúa. Dicen que el que no habla tampoco se equivoca. Lo que no gusta demasiado es que provenga de una empresa fabricante de sistemas de armamento. ¿Será objetivo e imparcial en sus decisiones de compra? Ahí queda la duda. La verdad es que echo mucho de menos a su antecesora Carme Chacón, ¡qué le vamos a hacer!

Ana Pastor (Fomento), quizás la única que se salva un poco de la quema, al menos en lo que a su seriedad personal y capacidad de gestión se refiere. Eso sí, si nadie lo remedia, pasará a la historia como la verdugo del ferrocarril español, entendido como servicio público: pretende privatizar RENFE Operadora, previo troceo de la misma.

Mariano Rajoy, en fin, el amo de todo el cotarro. Personalmente, le otorgo el título de Supremo Cabeza Hueca. Con aspecto muy digno, notorios aires de superioridad y cierta imagen decimonónica, pero absolutamente falto de ideas. Su habilidad principal consiste en repetir frases hechas e ideas simplonas, antes en público, y ahora tras un gran plasma de TV (la valentía no es una de sus cualidades). Un buen peón de doña Angela Merkel.

Anuncios