Archive for 27 julio 2016

¡AY, MARIANO, QUE NADIE QUIERE BAILAR CONTIGO!

Rajoy autoritario

          Con la vista puesta en la fallida legislatura pasada y con el pánico a unas nuevas elecciones (¡serían las terceras en menos de un año!), casi todos los medios coinciden en señalar el preocupante bloqueo institucional y las malas perspectivas que nuevamente percibimos los españoles en lo referente a la formación de un nuevo Gobierno. Y es que pocas cosas han cambiado con respecto a la situación creada tras las elecciones del 20 de diciembre pasado. Los nuevos comicios del 26 de junio nos han dejado un panorama bastante parecido. El Partido Popular ha subido en votos y escaños, y en honor a la verdad ha sido la única fuerza política en mejorar los resultados precedentes, llegando a rozar casi los 8 millones de votos, pero no deja de ser cierto también que, al mismo tiempo, más de 16 millones de españoles han expresado claramente su rechazo a este partido y a su presidente por medio de su voto. Por supuesto, no es menos cierto que estos 16 millones de ciudadanos se han repartido al menos entre 8 partidos distintos, eso sin contar con todas aquellas otras formaciones que no han obtenido escaño.

          He aquí la clave del problema actual, la piedra en el camino o el enorme tapón que impide resolver por ahora la extrema dificultad de dar viabilidad a un proyecto de gobierno encabezado por el partido más votado, algo que en otro país o en otro tiempo no sería nada difícil ni extraño, sino una solución bastante natural. La cuestión es que ninguna otra fuerza política ni ninguno de sus líderes quieren llegar a pacto alguno con el partido encabezado por Mariano Rajoy Brei. Y la razón no es baladí. No obedece a ningún capricho ni a ninguna cabezonería individual. La verdad es que nadie desea facilitar al señor Rajoy  la presidencia de un nuevo gobierno a imagen y semejanza del anterior, que continúa en funciones. Lejos de consideraciones personalistas, Mariano Rajoy simboliza como nadie el continuismo de una legislatura que muchos consideramos nefasta bajo casi todos los puntos de vista, y resulta perfectamente lógico y explicable que ningún otro líder desee cualquier tipo de complicidad con él, ya sea mediante un pacto de gobierno u otra fórmula distinta que haga posible su investidura (voto afirmativo o incluso abstención, con condiciones en ambos casos). Ello supondría un grave descrédito y una traición manifiesta a sus propios electores. Naturalmente, me refiero en particular a Albert Rivera y Pedro Sánchez, líderes de Ciudadanos y del PSOE respectivamente. Me explicaré, y creo que con la mayor rotundidad.

          Cuando uno, armado de cierto criterio y espíritu crítico, mira a Mariano Rajoy, a su actual Gobierno (en funciones) y al partido que lo sustenta, estará recordando inevitablemente todas estas cosas:

  • La Reforma Laboral de su ministra Fátima Báñez, destructora de derechos de los trabajadores, eliminadora de la negociación colectiva, y creadora por excelencia de empleo precario.
  • La LOMCE, es decir, la reforma educativa emprendida por el ya ausente ministro Wert, elaborada contra viento y marea, impuesta  por la fuerza de la mayoría absoluta popular, y que ha generado un rechazo casi unánime entre toda la comunidad educativa, en razón de sus “singularidades” y su descarada orientación ideológica.
  • La Ley de Seguridad Ciudadana (“ley mordaza”), redactada por el ministro del Interior Jorge Fernández Díaz, visiblemente molesto por la proliferación de manifestaciones ciudadanas, legales y legítimas, a consecuencia de la durísima política de recortes llevada a cabo por el ejecutivo actual. Esta ley, sobra decirlo, recorta gravemente los derechos de opinión y manifestación que exige cualquier democracia moderna que se precie.
  • Los severísimos recortes perpetrados en áreas tan básicas y sensibles como la Sanidad, la Educación Pública (¡qué poco amigos de lo público son los hombres y mujeres del PP!), y la asistencia social en general.
  • La disuasión acerca del uso de energías renovables (solar, principalmente) emprendida desde el Ministerio de Industria y Energía, dirigido casi todo el tiempo por el ahora dimitido señor Soria, quien apostó desde el principio por seguir con el modelo energético tradicional, basado sobre todo en el petróleo y acomodado a los intereses de las grandes empresas del sector. Innovación y progreso no son las señas de identidad de este gobierno, eso es seguro.
  • 21% del IVA cultural (cine, teatro, espectáculos, cultura). Un fuerte varapalo al sector y a todos los ciudadanos.
  • El creciente y preocupante déficit de la Seguridad Social, con un saqueo sin precedentes del Fondo de Reserva de las Pensiones, que ha descendido de casi 70 mil millones de euros a diciembre de 2011 a unos 24 mil millones en la actualidad. Es evidente que, entre otras cosas, la destrucción de empleo estable y de calidad, y su sustitución por empleo precario, temporal, inestable y mal pagado, no es un buen negocio para la sociedad. Este tema es de la máxima gravedad, pero nadie desde el Gobierno ha dicho una sola palabra al respecto.
  • A pesar de los recortes y la política de “austeridad” emprendida con tanto entusiasmo por el ejecutivo, hay que señalar también el incumplimiento sistemático de todos los objetivos anuales de déficit público marcados desde Bruselas, y eso aún con un suavizamiento y aplazamiento continuados por parte de las autoridades comunitarias.
  • Subida de los niveles y del alcance de la corrupción interna del Partido Popular a sus cotas máximas. Ahí están los escándalos de la trama Gürtel (que por cierto se llevó por delante al juez Baltasar Garzón, justamente el que comenzó a investigarla); toda la miseria destapada por el ex-tesorero señor Bárcenas (contabilidad paralela, reparto de sobres bien jugosos a los dirigentes del partido, aportaciones ilegales de grandes empresarios); la indemnización en diferido del propio señor Bárcenas, tan “modélicamente” explicada por Dolores de Cospedal; la destrucción de pruebas informáticas (ahora motivo de encausamiento procesal al mismo partido); la trama Púnica; la corrupción casi absoluta del PP valenciano; el apoyo entusiasta e incondicional prestado hasta hace bien poco a grandes caciques territoriales como Carlos Fabra (Castellón) o Jose Luis Baltar (Orense), y un largo etcétera. La corrupción, por desgracia presente en nuestro país en muchos ámbitos, niveles e instituciones (por supuesto que también ha afectado a otros partidos, como Convergencia y el propio PSOE), se ha identificado por excelencia con el Partido Popular, hasta el punto de ser una seña de identidad insoslayable del mismo.

          Y ahora yo les invito a todos ustedes a que se hagan la misma pregunta: ¿qué otro líder político con vocación de futuro, de renovación y regeneración democrática se avendrá de buena gana a mancharse las manos pactando con Mariano Rajoy? Amigas y amigos, he ahí el dilema.