UNA ESPERANZA TRUNCADA

rivera-sanchez-iglesias

A continuación reproduzco mi comentario subido al video-blog del prestigioso periodista Iñaki Gabilondo (La voz de Iñaki) en la web de El País, el día 08.04.16:

          A día de hoy, se puede decir que han quedado disipadas las escasas esperanzas que algunos albergábamos sobre la formación de un gobierno de cambio, que sustituyese al de Mariano Rajoy y nos devolviese la esperanza de hacer las cosas mejor y de una manera distinta. En estos más de tres meses transcurridos desde las elecciones del 20-D, el único proyecto razonable, ambicioso y sensato que han podido gestar nuestros políticos ha sido el acordado, no sin dificultades, por el PSOE de Pedro Sánchez y la formación Ciudadanos de Albert Rivera. Pero la posición irreductible de Pablo Iglesias lo ha torpedeado una y otra vez, hasta el punto de imposibilitar que dicho pacto llegase a buen puerto. O, mejor dicho, por seguir con la terminología náutica, el señor Iglesias ha impedido que el nuevo “buque” saliera siquiera del astillero. Sus exigencias políticas, sus líneas rojas inamovibles, su ambición excesiva y su negativa absoluta a llegar a ningún tipo de acuerdo con Albert Rivera, han bloqueado la situación y nos han situado a todos los españoles en la tesitura irremediable de repetición de elecciones. Al final nos encontraremos en el punto de partida, habiendo perdido lamentablemente el tiempo, y con un montón de problemas de gran envergadura encima de la mesa, pendientes de abordar y resolver. Es evidente que la ausencia de un gobierno de verdad está perjudicando muchos aspectos de la vida de este país, en especial los de tipo económico, pero también los de carácter social, laboral, educativo, medioambiental, etc.

          Me reitero en señalar como principal culpable de esta situación de bloqueo al ciudadano Pablo Iglesias. Ya he dicho en otras ocasiones que el hecho de haber conseguido una representación parlamentaria de 69 diputados, partiendo de la nada, es un logro de primerísima importancia para Podemos. No cabe duda de que es un gran mérito y de que, gracias a su presencia en el parlamento, se abren nuevas perspectivas en el conjunto de la política española. Ahora bien, pretender a partir de ahí y a toda prisa formar parte de un nuevo gobierno es harina de otro costal. Desde mi modestísima posición, yo les sugeriría a los hombres y mujeres de Podemos que, de momento, se centrasen en hacer labor de oposición desde esa atalaya privilegiada que les han proporcionado sus muchos votos. Y, mientras tanto, que vayan madurando y consolidándose como partido, ejerciendo una labor de control del gobierno y proponiendo medidas legislativas novedosas, lo cual no es poca cosa. De paso, que dejasen gobernar a la coalición PSOE-C’s, a ver cómo iban evolucionando las cosas, sin duda mucho mejor que con un gobierno repetido del PP del señor Rajoy.

          Parece innegable que todo este periodo tan prolongado de incertidumbre y de intentos fallidos para formar gobierno por parte de Pedro Sánchez y de su socio Albert Rivera no hace más que dar nuevas alas al partido de la derecha-derecha, cuyos dirigentes no ocultan su satisfacción -con grandes dosis de sarcasmo- ante la confusión reinante y las disputas que tienen lugar entre todos los demás partidos. Aunque no olvidemos que fue precisamente Mariano Rajoy quien puso la primera semilla de este sindiós y este vacío de poder, al declinar el ofrecimiento inicial del rey Felipe VI para formar gobierno, evidenciando una actitud francamente desleal, huidiza, cobarde e irresponsable.

          No sé qué ocurrirá en los próximos y ya casi inevitables comicios, pero mucho me temo que el Partido Popular saque rédito electoral del actual periodo de incertidumbre, pese a haber sido parte activa del mismo (justamente por su pasividad), pese al insoportable nivel de corrupción que les salpica a todos ellos, y pese a los gravísimos daños infligidos a nuestro estado del bienestar durante los 4 años de gobierno anteriores, que por cierto no han servido ni siquiera para cerrar sus ejercicios con unas cifras adecuadas de déficit público. Pese a todo ello, el Partido Popular maneja muchos recursos y conserva mucho poder, lo suficiente como para convencer de nuevo a muchos millones de españoles de que ellos siguen siendo los garantes de “las cosas bien hechas”, “la política del sentido común” y “las cuentas como Dios manda”. La manipulación de las masas se les da de maravilla.

          Termino ya con un sincero reconocimiento a la intensa y especialmente ardua labor llevada a cabo estos meses por el socialista Pedro Sánchez, que ha hecho lo imposible por hacer realidad un proyecto de gobierno centrado, cuerdo, ambicioso y sensato. Hay quienes lo acusan (especialmente desde la derecha) de prestidigitador, comediante, ilusionista u otras lindezas por el estilo. Para mí, tiene el gran valor de haber intentado lo que tenía que hacer en unas circunstancias endiabladamente difíciles. Nada más y nada menos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: