SUÁREZ, QUE NO NOS ROBEN SU FIGURA

Adolfo Suárez

          Tras la rueda de prensa dada el pasado viernes por el hijo del ex-presidente Adolfo Suárez, en la que anunciaba el casi inminente fallecimiento de su padre, cuyo precario estado de salud se había agravado a lo largo de los últimos días, la figura extraordinaria del que fuera primer presidente de nuestra democracia ha pasado de repente al primer plano de nuestra actualidad. Hay que tener en cuenta que, incluso desde mucho antes de que se hiciese público su padecimiento de la terrible enfermedad de Alzheimer, hace unos 11 o 12 años, Adolfo Suárez González era un personaje olvidado (injustamente olvidado) y retirado de cualquier tipo de actividad pública en España.

          No hace ninguna falta recordar que Adolfo Suárez fue un hombre absolutamente clave en el milagro de la transición política española, posibilitando algo que parecía imposible: pasar de un régimen autoritario y dictatorial, nacido tras el golpe de Estado militar del 18 de julio de 1936, a un sistema democrático y parlamentario, capaz de devolver al pueblo español todas las libertades cívicas que le habían sido sustraídas durante cuarenta largos años. Era un hombre del antiguo régimen, por supuesto, nada menos que antiguo ministro secretario general del Movimiento, pero también era un hombre noble, bienintencionado, valiente, y con un espíritu abierto y profundamente conciliador, y probablemente uno de los únicos capaces de llevar a buen puerto una tarea tan extremadamente difícil. El Rey se fijó en él, y justo es reconocer que tuvo muy buen tino a la hora de elegir al hombre que se encargaría de ejecutar la profunda reforma política que precisaba nuestro país. No es mi propósito relacionar y comentar todos los pasos que se dieron desde su primer nombramiento como presidente del Gobierno hasta la aprobación de la Constitución de 1978, pero sí quiero resaltar el gigantesco mérito de este hombre bueno, inteligente y generoso, que superó tensiones gravísimas entre adictos al antiguo régimen y un sinfín de fuerzas políticas renovadoras que pugnaban por abrirse paso en la escena política. Al final, se logró el milagro de llevar a cabo una transición por la que antes casi nadie daba un duro.

           Volviendo al hilo de lo que escribía en el primer párrafo, tras el triste mensaje dado por Adolfo Suárez Illana, hijo del ex-presidente, se han multiplicado las reacciones públicas en torno a su figura. Por una parte, tiene su lógica y resulta comprensible. Pero lo que me parece intolerable son los intentos, que ya se están notando en el partido que ostenta ahora el poder, por reivindicar su persona y su obra. En efecto, durante una reunión del Partido Popular de Madrid, varios dirigentes ya han mostrado su intención de homenajear y rendir tributo a Adolfo Suárez, exclusivamente desde la óptica de su partido. Y esto, hay que decirlo alto y claro, me parece de una ruindad supina.

          Recordemos que Adolfo Suárez fue una figura política excepcional, que no puede ser patrimonio de nadie, y que, cuando logró que se aprobase su ley de Reforma Política, por la que se legalizaban los partidos políticos, fundó la Unión de Centro Democrático, una fuerza política con vocación de centro, alejada intencionadamente del neofranquismo representado por la Alianza Popular de Manuel Fraga, que luego cambiaría su nombre por el de Partido Popular. UCD no duró mucho, y ya antes del golpe de Estado del 23.02.1981 había naufragado en la práctica con la dimisión del propio Adolfo Suárez, debido a las tensiones internas y a lo variopinto de las familias políticas que integraban aquel partido. Después, Suárez intentaría, sin éxito, recomponer su idea de un partido de centro (el CDS), más o menos equidistante de la derecha conservadora de AP y del socialismo representado por el PSOE. Pero lamentablemente, su idea no prosperó y quedó fagocitada por las formaciones políticas adyacentes.

          Por lo anteriormente dicho, me parece insultante que hombres y mujeres del PP intenten ahora apropiarse de la figura excelsa de Adolfo Suárez, considerándolo como alguien suyo, que hubiese compartido sus ideas políticas, su talante y su visión de España. Esta postura es mezquina, y es deber de todo ciudadano de bien denunciar cualquier maniobra reivindicativa por parte de la derecha reaccionaria que se coloca tras el símbolo de la gaviota (¡pobre animal, cuya imagen también ha sido robada por quienes de populares no tienen  más que el nombre!). Digámoslo claro: Adolfo Suárez fue odiado sin tapujos por la derecha de este país, esa misma derecha que ahora mora en la madrileña calle Génova, porque abrió España a todas las corrientes políticas de centro y de izquierda y, por tanto, puso en peligro los ancestrales privilegios de esa oligarquía que tanto había medrado durante los largos años del franquismo.

          Hay que andarse con mucho cuidado. La derecha se apropia de símbolos e ideas, como la patria, la bandera, la verdadera realidad de la gente… También sustrae los recursos de los trabajadores y los más desfavorecidos, bajo la forma de mayores impuestos, salarios más precarios, recortes de servicios públicos… Ahora pretende robar la figura política de Adolfo Suárez González… Esta derecha española es ladrona por naturaleza y su ansia devoradora no tiene fin.

P.D.: A las pocas horas de redactar mi artículo, a mediodía de hoy domingo, día 23 de marzo, hemos conocido la triste noticia del fallecimiento de don Adolfo Suárez González. Descanse en paz este hombre valeroso, inteligente, generoso y excepcional. Su generación no le ha tratado bien, tras aquella obra maestra de la alta política que culminó entre los años 1976 y 1981. Pero, como ya ha dicho alguien ante las cámaras de TV, su categoría humana se hará mayor con el paso del tiempo y su ejemplo para las generaciones venideras será incontestable.

Un ciudadano español agradecido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: