EL JUEZ PROCESADO Y EL PUEBLO BURLADO

Juez Elpidio José Silva

          La noticia es lo suficientemente indignante como para inflamar al más flemático de los ciudadanos, siempre que éste conserve un mínimo de sentido cívico y de la justicia, claro. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid está procesando al juez Elpidio José Silva, instructor en su momento del caso Miguel Blesa, acusándole nada menos que de prevaricación por su proceder en el citado auto. ¡La fiscalía solicita su inhabilitación definitiva! El magistrado que se enfrentó al ex-presidente de Caja Madrid, cuarta entidad financiera de España y a punto de quebrar bajo la gestión de hombres como él mismo y su sucesor Rodrigo Rato, se encuentra ahora procesado bajo gravísimas acusaciones.

          No voy a entrar en detalles. Pero sí quiero mostrar mi estupor e indignación más absolutos ante lo que parece ser un mundo al revés. Se vuelve a repetir la infamia cometida contra Baltasar Garzón, otro juez que desde su puesto en la Audiencia Nacional prestó grandes servicios al país, lo que no impidió que luego fuera perseguido, acosado y derribado por ser demasiado claro, honesto y amante de la verdad.

          Una vez más, en pleno siglo XXI, resurge con toda su fuerza y crudeza esa España ultraconservadora, neofranquista, cavernaria, oligárquica, celosa de sus privilegios ancestrales, aduladora y servil ante el poder financiero y económico, y sin embargo, represora y despreciativa con respecto a la general ciudadanía de la calle. Esa misma España de mantilla y peineta, de golpes de pecho, beata, besamanos de los obispos y que tanto se preocupa por los derechos de los no nacidos , pero que castiga a los humildes y vampiriza a la población con menos recursos o que simplemente vive de su propio trabajo, recortando con saña los beneficios del estado del bienestar que se habían conseguido a lo largo de varias décadas con el esfuerzo de todos.

          Siento vergüenza y sonrojo ante estos retrocesos de la auténtica y verdadera justicia, manipulada con descaro por los que detentan ahora el poder político, desde la atalaya de esa increíble mayoría absoluta que el pueblo español -en mala hora- les concedió. ¡Qué ingenuos fueron muchos y cuán irresponsables otros tantos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: