COMENTARIOS AL HILO DE UNAS DECLARACIONES DE OLLI REHN

Comisario Olli Rehn

          En el diario El País de ayer jueves, 23.01.14, aparecía una entrevista al vicepresidente y comisario de Asuntos Económicos de la Unión Europea, señor don Olli Rehn. Voy a ser franco y confesar que tengo cierta fijación con este personaje, que ciertamente no me resulta nada simpático (sentimiento que debo compartir con mucha gente, sin duda). En mi defensa, he de decir que este caballero, junto con otros grandes señores y señoras que están en mente de todos, es uno de los principales responsables de que nuestra economía marche como lo hace desde hace unos tres años, bajo la consigna de la austeridad, el rigor fiscal, los recortes y todo ese enfoque de doctrina económica que en la actualidad emana desde Bruselas, Berlín y Frankfurt y que, desgraciadamente, conocemos tan bien.

          En la mencionada entrevista, el comisario Olli Rehn expone sus particulares opiniones sobre la situación económica europea y española, la marcha de la crisis y las recetas que se están aplicando por parte de la llamada Troika comunitaria (FMI, el BCE y la propia Comisión Europea).  Me gustaría aportar mis ideas, a modo de breves flashes, a medida que el señor Rehn presenta sus argumentos. Vayamos a ello.

Dice Olli Rehn, acerca de su propia actuación: Necesitamos las dos visiones, consolidación fiscal y crecimiento, y España es la prueba de que la Comisión ha intentado combinarlas……

Comentario: Por lo que se refiere al crecimiento de la economía española, me gustaría preguntarle de qué manera se ha intentado hacer, porque yo no veo absolutamente ninguna medida encaminada al estímulo y crecimiento de nuestra economía, ni por parte de la Comisión Europea ni por la  del Gobierno de España, por supuesto.

Poco más adelante, afirma Rehn: Hasta 2012 se hizo indispensable recuperar la credibilidad; cuando las cosas se estabilizaron, suavizamos los objetivos (de cumplimiento de déficit).

Comentario: No es cierto. Se suavizaron los objetivos, aceptando plazos más largos de cumplimiento, cuando se constató que resultaban excesivos, dañinos para la economía e imposibles de cumplir, habida cuenta de que nos encontrábamos sumidos en un periodo de recesión.

Con relación al papel desempeñado por el Banco Central Europeo, el señor Rehn se permite lanzar un puyazo a sus colegas: Con un shock de demanda en plena recesión y con una política fiscal rigurosa, podría funcionar una política monetaria más expansiva……

Comentario: Pues aquí tengo que darle toda la razón. Cuando habla de otros organismos, parece que el Comisario recupera el realismo y el sentido común. Curioso.

Sobre el elevado volumen de deuda pública, asegura Olli Rehn: La dinámica de la deuda pública en Europa se está estabilizando. Hay demasiado pesimismo al respecto……

Comentario: En Europa no lo sé con exactitud, pero en España la deuda pública ha seguido creciendo ininterrumpidamente, hasta el punto de que ha llegado a equipararse en volumen al propio PIB anual. ¿No era este fenómeno una de las cosas que se deseaban evitar con la política de los recortes? Contradicciones de la alta economía, supongo.

Más adelante, indica el señor Rehn: (Sin la intervención del FMI en la Troika)…habría sido mejor poner más objetivos cualitativos, no sólo cuantitativos, con el apoyo de fondos estructurales para paliar los efectos a corto plazo.

Comentario: ¡Vaya! Suena a una especie de lamento o mea culpa. Reconoce que habría que haber compensado con fondos europeos las consecuencias indeseables de una excesiva austeridad.

A propósito de Alemania:    Estamos a la espera de los planes de Alemania, que tiene una especial responsabilidad por su peso en la zona euro……

Comentario: ¡Ay, Alemania, Alemania! ¡Cuántos problemas se hubieran evitado si la Canciller Merkel no se hubiera opuesto frontalmente a la implantación de los eurobonos. Nos hubiésemos ahorrado toda la pesadilla de la prima de riesgo y el gravísimo encarecimiento de la deuda soberana. Alemania no ha sido especialmente solidaria, y además ha sido la principal impulsora de esta política de rigor fiscal y austeridad.

Dice después el Comisario: Los efectos de las reformas se ven en la competitividad, en la exportación, en los indicadores de confianza, en los mercados. Ya hay crecimiento e incluso el paro se ha estabilizado……

Comentario: El crecimiento es  muy débil y exiguo, incluso a nivel europeo. Nada que ver con el que está experimentando la economía norteamericana, por ejemplo, donde la política aplicada es bastante más sensata. En cuanto a España, aún está por ver. El FMI acaba de fijar una previsión de crecimiento de nuestro PIB para 2014 de un 0,6%, algo más optimista que hace unos meses, pero muy pequeña de cualquier modo.

Sobre la crisis y su superación definitiva a largo plazo: España lleva tres años con las reformas y lo normal es que tarde más de 10 años en recuperar las tasas de desempleo que tenía antes de la explosión de la burbuja: arreglar al crisis como la española acaba costando una década.

Comentario: ¿Exceso de pesimismo o ataque de sinceridad? Desde luego, no es esa la visión de Mariano Rajoy y de su Gobierno, para quienes se están percibiendo ya los primeros síntomas de recuperación. ¿Quién es más veraz y creíble en sus afirmaciones?

Insiste en la cuestión el señor Rehn: …desequilibrios tan agudos como los de la economía española (tras el colapso del sector de la construcción) no van a resolverse de la noche a la mañana.

Comentario: Es cierto, pero la cruda realidad es que han transcurrido ya más de cinco años desde aquel hundimiento, y nadie ha tomado medidas positivas al respecto. En otras circunstancias y en otro momento, el Estado tendría que haber tomado cartas en el asunto , estudiando, planificando y fomentando la actividad económica real y productiva en otros sectores. La mentalidad neoliberal imperante ha impedido que el Estado asuma sus responsabilidades en algo tan importante y vital para toda la sociedad, máxime cuando la iniciativa privada se ha mostrado incapaz de llenar el hueco dejado por el sector inmobiliario.

Finaliza Olli Rehn con su frase hecha predilecta: No veo más salida que seguir con las reformas y confiar en una recuperación paulatina……bla, bla, bla.

Comentario: Reformas, reformas, reformas. ¡Cuánto se abusa de la dichosa palabreja! Aparte de las que se traducen en hachazos al estado del bienestar, ¿contemplan este personaje y todos los demás “cerebros privilegiados” otro tipo de reformas? ¿Por qué no son un poco más explícitos y dan el siguiente paso, es decir, concretar el contenido de otras posibles reformas de carácter más positivo y creadoras de prosperidad y empleo? Mucho me temo que estos señores se refugian casi siempre en un lenguaje esquivo y eufemístico para ocultar sus propias incapacidades intelectuales.

Fin de la cita, señoras y señores. Buenos días y buena suerte.

Anuncios

One response to this post.

  1. En mi opinión el Sr. Rehn es solamente la correa de transmisión de la doctrina de los países más ricos de Europa, que han dicho “Hay una crisis sí, pero no contéis con ningún duro adicional nuestro. Que cada palo aguante su vela”. Además, en el caso de Alemania, se han podido financiar de rebote de forma mucho más barata cuanto peor les iba a los países sureños. Por otra parte es posible que la creencia general en el norte sea que, después de décadas subsidiando a los países del sur, no hayan aprovechado (despilfarrado?) todo el dinero recibido (que no era más que la compensación de los del norte por el acceso a los mercados del sur al entrar en la UE y por la posible destrucción de mucha competencia local al encontrarse con empresas del norte más competitivas). Es posible que los países del norte hayan dicho que ya está bien, que su deuda ya está saldada, que es hora de que los países del sur no miren al norte cuando tengan problemas, que sean un poco más serios y disciplinados y que apréndanse el cuento de la hormiguita y la cigarra. Dijeron: no hay más dinero, por lo que hagan reformas (o traducido: “gasten lo que ingresen, no cuenten con nosotros y no estropeen nuestra moneda. Os estaremos vigilando”). Y existen muchos tipos de reformas que se podían hacer, entre ellas la lucha contra la corrupción y el fraude, que absorben recursos ingentes. En eso no hemos movido ni un dedo. Pero hemos optado por los recortes en sanidad y educación. Todo junto dice bastante de la solidaridad europea que estamos construyendo y del nivel ético de nuestros dirigentes locales y europeos.
    Un saludo.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: