WEST SIDE STORY: UN MUSICAL ASOMBROSO DE HACE MÁS DE 50 AÑOS

Imagen

A mi hermano Andrés, que vibró y soñó intensamente con esta película, en un momento especialmente importante de su vida. Donde quiera que estés ahora, deseo de corazón que hayas encontrado al fin la paz y el bienestar. Hasta siempre.

          En 1961, el cine norteamericano lanzó al mundo una producción sin precedentes, que marcó un antes y un después en la historia del musical cinematográfico. Me atrevería a afirmar que, en muchos aspectos, no ha sido superada, pese al tiempo transcurrido desde su estreno. Ciertamente, la historia no era nueva. Ya se había estado representando desde hacía unos años en un teatro de Broadway, y el núcleo narrativo no era sino una versión actualizada del archifamoso Romeo y Julieta de William Shakespeare. Sin embargo, la película de Mirisch Pictures, dirigida por Robert Wise, supuso un paso de gigante en la difusión de este musical, que desde entonces ocupa un puesto de privilegio en el mejor cine de todos los tiempos.

West Side Story - prologue

          Muy en resumen, diré que se trata de una historia de amor, sobre un escenario particularmente tenso y difícil. En una zona marginal de Nueva York, en el West Side, conviven dos bandas rivales de jóvenes, a medio camino entre la adolescencia y una incipiente madurez. Por un lado están los Jets, de origen anglosajón, y por otro los Sharks, de ascendencia puertorriqueña. El odio entre unos y otros se solventa en pequeñas escaramuzas y persecuciones callejeras, en un principio sin mayores consecuencias. En este contexto, María (Natalie Wood), la bella y jovencísima hermana del líder puertorriqueño Bernardo (George Chakiris), se enamora profundamente -y es correspondida desde el primer instante- de Tony (Richard Beymer), antiguo jefe de los Jets, que ha madurado y decidido trabajar y afrontar la vida de un modo más sensato. El amor surge con ímpetu entre ambos jóvenes, pero justamente desde el primer momento aparecen las dificultades. Bernardo y su novia Anita (Rita Moreno) se oponen frontalmente a esta relación. por su parte, Riff (Russ Tamblyn) y el resto de los Jets, a los que ahora capitanea, ejercerán también una gran presión sobre su antiguo compañero Tony, anteponiendo su implacable rivalidad con los Sharks frente a cualquier otra consideración. La suerte está echada, y todos los factores que conducirán a un trágico y rápido desenlace están sobre la escena.

west_side_story - tonight

          Hasta aquí el argumento. Pero además están los bailes, las espléndidas coreografías debidas a Jerome Robbins, y, por encima de todo …… la música , esa música maravillosa del genial Leonard Bernstein que convierte el espectáculo en algo único. Temas como el Prólogo, María, Tonight, América, el Quinteto previo a la lucha (the rumble) o Somewhere alcanzan un altísimo nivel artístico y emocional. Sinceramente, no creo que haya exageración ninguna en mis palabras. La banda sonora de West Side Story es inigualable.

Aquí dejo dos enlaces como botón de muestra:

          Por otra parte, aunque en un plano bien distinto, hay que señalar que la película contiene una seria reflexión sobre los problemas sociales que se derivan de la marginalidad, el enfrentamiento y el rechazo mutuo que suelen darse entre grupos raciales diferentes, que se ven forzados a coexistir forzosamente. Incluso la canción satírica que interpretan en tono jocoso los Jets (¡Caramba, el policía Krupke!), refleja muy bien los graves problemas de los adolescentes, hijos de familias desestructuradas, que rechazan el orden y la disciplina de la escuelas y viven la mayor parte del tiempo en la calle, siempre al borde de la delincuencia. En este sentido, lo que se trata en la película no es demasiado diferente de la realidad actual en cualquier suburbio de una gran ciudad, pese a los cambios evidentes en los gustos, las modas, los estilos, el lenguaje y los gestos de los jóvenes (50 años no pasan en balde, no lo olvidemos).

Wset Side Story - Anita

          West Side Story se estrenó en España con cierto retraso con respecto a su salida en Estados Unidos. Si mis datos no fallan, en Madrid se proyectó por vez primera en la primavera de 1963, en el cine Paz, de la calle Fuencarral (en Barcelona había comenzado su exhibición pocos meses antes). En principio se le puso el nombre castellanizado de Amor sin barreras, no muy atractivo, la verdad. Por suerte, este título no caló demasiado entre el público español, y al final se conocería siempre la película por su nombre original. Indudablemente, el musical causó un gran impacto entre los espectadores, y sobre todo entre los jóvenes, como no podía ser de otra manera. Mi hermano, que por aquel momento tenía 15 años y aparentaba un poco más (lo que le permitió “colarse” en el cine sin dificultades, pese a que estaba prohibido a menores de 18), se quedó tan impresionado y entusiasmado tras la primera proyección, que luego la volvería a ver 6 o 7 veces más, en un corto intervalo de tiempo. Y, por las referencias que tengo, no fue un caso aislado. Por mi parte, yo, que sólo contaba con 9 años de edad, pero que oí hablar tantas veces de la película, tuve que esperar al verano de 1972 para verla por vez primera, aprovechando un re-estreno estival en el Real Cinema, de la madrileña Plaza de la Ópera.

          Sólo quiero añadir que West Side Story obtuvo nada menos que 10 Oscars de la Academia de Hollywood. En lo que se refiere a su reparto, la única actriz  que triunfaría de modo indiscutible y con posterioridad en el cine fue Natalie Wood, la inolvidable María. Russ Tamblyn, George Chakiris y Rita Moreno sólo gozarían después de un éxito bastante modesto, si bien ésta última destacaría como intérprete en el mundo musical norteamericano. En cuanto a Richard Beymer (Tony en la película), no conozco ninguna intervención suya destacable en los años siguientes. De todas formas, ahí queda para siempre el trabajo de todos ellos en un espectáculo cinematográfico único y portentoso.

West Side Story - prólogo

Anuncios

5 responses to this post.

  1. Posted by Pedro Ignacio Riarán Frías on 23 julio, 2013 at 13:45

    Fernado desmuestras un amor y un conocimiento más que notable de la obra que aquí muestras. Como es normal y en toda obra que se precie tiene sus buenas cosas y sus momentos, más titubeantes vamos a ver. La represantación de Broadway atrajo a Hollywood que vio un éxito seguro lo que ocurre es que contrató a Robbins para las coreografías y a Bernstein para la música, además de un valor seguro de la Warner como era el montador y director, Robert Wise. Aquí comienzan los problemas, las coreografías que nos gustan tanto y no exentas de problemas desde el principio por la dureza de los ensayos, los ritmos musicales del maestro Leonard casi imposibles de bailar para los actores con sus tiempos de cinco por cuatro, seis por ocho y veinticinco por seis; escenas atléticas y eufóricas que sirven como tránsito de una escena a otra. Lo que ocurrió es que Robbins fue expulsado porque no sabía cortar los números y se quedó al mando el bueno de Wise con los ‘segundos’ del coreógrafo. Sin duda lo más recordado son los números musicales bailados y algunas de sus canciones convertidas en clásicos intemporales. Dentro de su reparto lo mejor son Rita Moreno y George Chakiris como la pareja de puertoriqueños, por contra Richard Beymer es un tanto melífluo pero compensado por la belleza de Natalie Wood en el papel de María. El guión en cuanto a sus diálogos no es gran cosa, debían de haber sido algo más ricos en matices y haber sido un poquito pulidos para hacernos recordar la grandeza de la obra en que se basa. A pesar de algunos defectos es una obra de un gran entretenimiento e imperecedera en algunos momentos.

    Responder

    • Te agradezco muchísimo el comentario. Una vez más demuestras un conocimiento muy profundo del mundo cinematográfico, que te envidio sinceramente. Entre tus críticas a la película, te doy la razón en cuanto a la relativa simpleza y brevedad de los diálogos, aunque considero que éstos están sacrificados al concepto genuinamente musical de la producción en su conjunto. En cuanto a lo que explicas de la dificultad de los ritmos en las diferentes coreografías, tengo que confesar mi falta de conocimientos técnicos al respecto. De cualquier modo, muchas gracias y un fuerte abrazo. Es un placer leer tus observaciones.

      Responder

  2. Posted by Danilo on 15 agosto, 2013 at 20:37

    Hola Fernando! Efectivamente, West Side Story se estreno en el cine Paz Tod-AO de calle Fuencarral, con año y medio de retraso (marzo de 1963), en primavera. Pero lo que es curioso, y no lo dices, es que se estreno en versión original subtitulada, siendo un verdadero éxito. Lo mismo ocurrió años después con my fair lady, estrenada en el roxy B y también en versión original, y también siendo un taquillazo.

    Responder

  3. Posted by flacosta34 on 20 junio, 2014 at 23:15

    Sabéis si se hizo una versión del musical en español?

    Responder

    • No tengo noticias de que exista ninguna versión de West Side Story en español y, que yo sepa, tampoco se ha visto en España ninguna adaptación importante de la obra al teatro musical. Y eso que, en sus orígenes, se estuvo representando durante unos años en Broadway antes de rodarla para el cine. De todas formas, no estoy completamente seguro de la información que le doy. Gracias y un saludo.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: