AL COMISARIO REHN LE PREOCUPA NUESTRA TASA DE PARO

Image

          El Comisario Europeo de Economía, Olli Rehn, durante su última comparecencia pública el pasado viernes 3 de mayo, ha expresado su enorme preocupación ante las escandalosas cifras de desempleo que se están dando en buena parte de Europa, aunque todo el mundo sabe que España, en esta precisa cuestión, se lleva la palma, con gran diferencia sobre otros países vecinos. De cualquier forma, el fenómeno del paro creciente está afectando ya a economías como la italiana, la francesa e incluso la holandesa, cuando hasta ahora todos considerábamos a los Países Bajos como un ejemplo de economía “virtuosa”.

          Tras esta constatación, el señor Rehn, al que en razón de su importante cargo yo por lo menos le atribuyo profundos conocimientos de macroeconomía, ha instado a los gobiernos de todos los países afectados (el de España, en primer lugar, claro) a hacer todo lo necesario para corregir este gran problema del desempleo. Pero, según parece, ahí se ha quedado, sin atreverse a avanzar, ni siquiera sugerir, posibles vías de acción para afrontar este problema tan sumamente grave. ¿Por qué el señor Rehn no se esfuerza un poco más y nos ilumina a todos acerca del tipo de medidas que sería preciso adoptar para corregir la tendencia y empezar de nuevo a crear puestos de trabajo? Digo esto más que nada porque es evidente que al menos el Gobierno que preside Mariano Rajoy no tiene ni la menor idea de cómo llevar a cabo esta tarea.

          Resulta bastante chocante que todos los políticos de relieve, tanto en España como en Europa, se escandalicen y se lleven las manos a la cabeza cuando se refieren a las cifras insoportables de paro, y sin embargo nadie, nadie en absoluto, ni dentro ni fuera, es capaz de sugerir siquiera acciones concretas y positivas para solucionarlo. Me parece a mí que todo un Comisario Europeo de Economía, como el señor Olli Rehn, debería “mojarse” un poquito más ante un problema tan grave. Se supone que para eso le pagan, ¿no les parece a ustedes? Sería justo extender también este reproche a ciertos presidentes de gobierno, ministros de economía y ministros/as de trabajo, y no necesito nombrar a nadie.

          Vuelvo a comprobar, por enésima vez, que NADIE tiene los conocimientos y la valentía de coger el toro por los cuernos en este asunto tan preocupante del desempleo. Evidentemente, para que haya más empleo, tiene que haber empresas y empresarios dispuestos a crearlo. Y para ello, tiene que haber una demanda importante y vigorosa por parte de la gente. Y, a su vez, esto sólo se conseguirá si, por un lado, fluye el crédito con mayor intensidad tanto a empresas como a consumidores, y también si los hábitos de consumo se centran más en los productos y servicios “producidos” en nuestros países que los procedentes del exterior. Se imponen pues, entre otras  acciones, medidas de carácter arancelario y de comercio exterior que frenen de alguna manera la entrada masiva de bienes y servicios procedentes de otros continentes o de otras áreas económicas del mundo, fomentando tanto la producción como el consumo internos. La globalización es un fenómeno que ha puesto patas arriba muchísimas cosas, en un periodo de tiempo demasiado breve, pero no olvidemos que no hay leyes ni reglas escritas que nos la impongan, queramos o no. Si a un país como España se lo despoja de buena parte de sus medios de creación de riqueza, simplemente bajo la excusa de que “es más barato comprar ciertas cosas fuera”, no haremos más que crear bolsas de paro y pobreza cada vez mayores……en una palabra, lo que está sucediendo ahora mismo.

          Harían bien nuestros gobernantes, españoles y europeos, en reflexionar en profundidad sobre estos temas, y también sobre las consecuencias indeseables de la creciente automatización y mecanización, fenómenos que contribuyen en gran medida a la destrucción de puestos de trabajo. Quizás sería el momento de volver a valorar en su justa medida el trabajo manual y personal. Una sociedad excesivamente automatizada y robotizada, aunque sea el sueño de algunos, condenará irremisiblemente al paro indefinido y a la pobreza a grandes  cantidades de personas. ¿Realmente queremos eso?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: