¿QUÉ DIABLOS CELEBRAN?

Observen ustedes la foto. Corresponde, como muchos ya sabrán, a la noche del domingo 25 de noviembre de 2012, en Barcelona. Alicia Sánchez Camacho, lideresa del PP catalán brinda con cava tras conocerse los resultados casi definitivos de las elecciones celebradas ese día en Cataluña. Alegría desbordante, júbilo, risas y sentimiento de victoria. Pero, ¿acaso han ganado las elecciones? ¡¡Noooo!! ¡Qué va!  La realidad objetiva es que han quedado en cuarta posición, tanto en número de votos como en escaños obtenidos, por detrás de CiU (a gran diferencia), ERC (la formación que más creció en dicha jornada electoral) y el PSC (que, a pesar de su importante caída, no tan grande ni desastrosa como se vaticinaba, aún mantuvo una ventaja de unos 50.000 votos sobre los populares).

Con tales datos en la mano, la verdad es que no se comprende a qué vienen tantas alegrías y fiestas en la sede de su partido. Cualquier observador que contemplase la escena y desconociese los verdaderos resultados de los comicios daría por sentado que esa noche el PP habría ganado rotundamente las elecciones. Habría que explicarle que, en realidad, lo que están celebrando en el fondo la señora Sánchez Camacho, el ministro de Interior Fdez. Díaz y otros cuantos adláteres de la formación conservadora es que Artur Mas y CiU no han logrado la tan ansiada victoria por amplia mayoría absoluta a la que aspiraban, con lo que, según los populares, tendrán serias dificultades para llevar a cabo sus planes de consulta acerca de la soberanía de Cataluña, durante la próxima legislatura.

Bueno, en realidad nadie sabe a ciencia cierta qué es lo que va a ocurrir a partir de ahora. En mi modesta opinión, las aspiraciones independentistas no se han truncado, sino que los planes personales del señor Mas, de CiU, han sufrido un cierto revés, por lo que en adelante  no tendrá más remedio que ponerse de acuerdo con ERC para preparar y llevar a cabo cualquier iniciativa, sea del tipo que sea, lo que no deja de ser incómodo para los señores de Convergençia, situados un poco en las antípodas ideológicas de Esquerra, al menos en el plano económico y social. De cualquier modo, la CUESTIÓN CATALANA sigue ahí, sobre la mesa, y va a dar todavía mucho, pero mucho  que hablar.

Lo que es evidente es que estos brindis tan ufanos y triunfalistas por parte de los políticos del PP está totalmente fuera de lugar. A lo mejor alguien (quizás la famosa mano invisible de los antiguos economistas clásicos) les ha puesto delante de sus ojos una lente de color de rosa. O azul, más bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: