FALTAN PLANES POSITIVOS

          A continuación, transcribo un par de comentarios que he dejado hoy viernes 7 de septiembre en el video-blog “La voz de Iñaki”, en la página web del diario El País. Su contenido no es nuevo, al menos en mi blog, pues ya otras veces me he referido a la imperiosa necesidad de reinventar y revitalizar la estructura productiva española, seriamente dañada tras el derrumbe del sector inmobiliario, que actuó como principal impulsor de nuestra economía durante los gobiernos de Aznar y el primero de Jose Luis Rodríguez Zapatero. Aún conociendo de sobra mis propias limitaciones, como simple hombre de la calle y sin grandes responsabilidades en el mundo de la empresa o de la administración pública, algo en el interior de mi conciencia me obliga a señalar posibles vías de actuación que podrían impulsar el desarrollo económico de nuestro país, superando así esta maldita crisis que no parece tener fin, y devolviéndonos a un proceso sostenible de mejora continua, tanto de nuestro nivel de vida como de nuestras expectativas de futuro.

          Se me puede tachar de ingenuo, pretencioso, chiflado o quizás algo peor. Bueno, es posible, pero no me importa, porque ante la situación de grave deterioro que estamos padeciendo no podemos conformarnos tan sólo con protestar y renegar de nuestros gobernantes, sino que hemos de pasar a otra fase más activa, la de lanzar propuestas con mayor o menor sentido común, de acuerdo con nuestros conocimientos y criterio. De la simple queja hemos de pasar a la exigencia, sobre todo cuando estamos convencidos de la acusada miopía (e incompetencia) de nuestros dirigentes y de que otra política es perfectamente posible. Como ya he hecho en otras ocasiones, lanzo algunas ideas con la esperanza de que al menos algunas de ellas cuenten con el apoyo de otras personas inquietas y, quién sabe, a lo mejor más adelante acaben por tomarse en serio y hacerse realidad.

          He aquí mis comentarios.

1º.- ¡Naturalmente que hace falta un proyecto, Iñaki! Es imprescindible tener ideas, planes y programas para reinventar la economía productiva de este país, desde el momento en que se colapsó el sector inmobiliario de manera tan estrepitosa. Estoy convencido de que, cuando la iniciativa privada no es capaz de desarrollar nuevas industrias o focos de riqueza, y encima con las fuentes de crédito secas, corresponde al sector público llevarlo a cabo, aunque esto vaya en contra frontalmente de la nefasta ideología neoliberal imperante y que tanto agrada al Partido Popular. Hay muchas maneras de tomar la iniciativa para fomentar el crecimiento económico. Se puede hacer directamente, o bien se puede procurar mediante medidas positivas de estímulo, fiscales, laborales, etc. Otras naciones lo tienen mucho más claro y no muestran tantos reparos a la hora de fomentar el desarrollo de su propia economía.

El gobierno del PP ha elegido un camino erróneo, al fijar como única y máxima meta el logro del equilibrio presupuestario en el plazo más corto posible. Además de empobrecer claramente a nuestra sociedad, está destruyendo nuestras propias posibilidades de salir airosamente y en un plazo razonable de la crisis, al reducir de manera drástica recursos en sectores tan fundamentales para el futuro como la educación pública y las actividades científicas y de investigación. Rajoy y sus ministros sólo creen en la austeridad (muy mal entendida) y los recortes, como si les hubieran colocado a todos orejeras de burro, y repiten como un mantra que sólo esta política nos conducirá por la senda del crecimiento y el empleo (posibilidad cada vez más y más lejana). Francamente, creo que este discurso no convence ya ni a ellos mismos. Espero que sigamos hablando más extensamente sobre esta importante cuestión, Iñaki, porque en mi opinión constituye la clave de todos nuestros problemas actuales.

2º.- Aunque no sean cosas que nos corresponda realmente proponer a la gente de la calle, sino a los políticos, porque se supone que para eso están, quizá sea útil señalar campos de actuación sobre los que deban trabajar en serio las administraciones públicas, fundamentalmente el gobierno de la nación. Con toda la prudencia y la humildad que el tema requiere, me permito sugerir unos cuantos puntos, en los que probablemente coincidiré con otros tertulianos del foro:

1) Desarrollo amplio y decidido de la energía solar, aunque ello vaya en contra de los intereses de las grandes empresas eléctricas que hoy por hoy dominan el sector.

2) Apoyo real y tangible, financiero y fiscal, a los “emprendedores” y a las pymes.

3) Recuperación de procesos productivos y de otro tipo deslocalizados y transferidos a países de otros continentes (¡cuánto empleo nacional se ha destruido con esta práctica!).

4) Fomento de una industria integral del reciclado.

5) Ocuparse mucho más de nuestro sector agrícola y ganadero. Los agricultores y ganaderos deben recibir un precio justo y suficiente por sus productos. Hay que esforzarse por crear alicientes para vivir con calidad en las pequeñas poblaciones y en el campo.

6) Apoyo decidido e incondicional a la educación pública (todo lo contrario a lo que se está haciendo). Con más horas lectivas a la semana y más actividades prácticas, el Inglés tiene que dejar de ser de una vez por todas la eterna asignatura pendiente de nuestros jóvenes.

7) Implantar una auténtica cultura de protección medioambiental y ahorro energético.

8) Plantearse seriamente la eliminación de instituciones caras, inútiles y obsoletas, como el Senado y las Diputaciones Provinciales.

Son sugerencias. Se pueden plantear muchas más, pero no cabe duda de que hay muchísimo que hacer, si realmente hubiese una voluntad política seria, comprometida y firme.

          Después de escribir estos comentarios en el blog del periodista Iñaki Gabilondo, como es natural se me ocurren aún más cosas: una lucha implacable contra la corrupción y el delito fiscal (nada de amnistías, sino persecución del fraude), un sistema fiscal progresivo y justo que haga tributar a los grandes patrimonios y fortunas (Iglesia Católica incluida), una defensa más activa y enérgica de nuestros intereses ante la Unión Europea, agilizar definitivamente los procesos judiciales, etcétera, etcétera.

          Que el lector juzgue y opine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: