EL 15-M, UN AÑO DESPUÉS

          Estoy firmemente convencido de que el 15-M es un movimiento imprescindible, cargado de razones, y surgido en un momento muy crítico de nuestra historia, en el que están quedando al descubierto las grandes contradicciones, mentiras e injusticias de este sistema económico nuestro, dominado más que nunca por las altas finanzas y por la búsqueda exacerbada y obscena de los máximos beneficios posibles por parte de una reducida élite empresarial. En este planeta que habitamos, superpoblado, limitado, sobre-explotado y contaminado, no es posible seguir tolerando una economía neoliberal y capitalista, ejercida por unos pocos en su propio y exclusivo provecho, y en detrimento de la inmensa mayoría de la población, al tiempo que se degrada con rapidez el medio ambiente y peligra la supervivencia de la fauna y la flora salvajes. Es urgente e ineludible plantear otras pautas de vivir, trabajar y consumir, para que los graves desequilibrios que observamos en nuestro mundo no alcancen niveles intolerables. Y es más que evidente que los grandes intereses privados, las grandes corporaciones financieras y la mayoría de las multinacionales que dominan el sistema actual no van a propiciar ninguno de los cambios que se necesitan, cada vez con mayor urgencia.

          Ahora bien, pienso igualmente que el movimiento de indignados debe ir más allá de la mera protesta en las calles. Creo que debería organizarse mejor y establecer contactos con formaciones políticas ya existentes, preferentemente de izquierdas (sería un absurdo vincularse con partidos de otro signo, por razones obvias), con el fin de realizar un intento serio y profundo de influir en la marcha de la política de este país. Se me podrá decir que, de esa manera, perdería frescura y espontaneidad y correría el riesgo de burocratizarse en exceso y convertirse en otro partido más. Bueno, existiría ese peligro, es posible, pero es preciso pensar también que, tras la fase de denuncia y de diagnóstico, que es absolutamente básica, el siguiente paso consistiría ya en proponer alternativas , plantear otras formas de hacer política, redactar objetivos coherentes, diseñar una manera diferente de dirigir la economía, con arreglo a criterios mucho más sociales. Y para todo esto, hay que sentarse, recapacitar, estudiar, proponer, analizar lo que dicen expertos independientes de todo el mundo, debatir……y todo ello con los mayores rigor y seriedad posibles.

          Además, quiero dejar bien claro que no me parece justo despreciar o ignorar a determinadas formaciones políticas, constituídas desde hace bastante tiempo y con representación parlamentaria. Se diga lo que se diga, algunas de estas fuerzas políticas se hallan mucho más cerca de los propios planteamientos del 15-M que otras (léase el PP). Meter a todos los partidos políticos en un mismo saco y afirmar que todos son iguales me parece una gran simplificación y una absoluta falsedad. En este último año que hemos vivido, se ha visto una gran contradicción. Apenas nacido el 15-M en la Puerta del Sol madrileña, con una enorme repercusión mediática no sólo en España sino en buena parte del mundo occidental, pasamos por unas elecciones autonómicas y municipales en las que la derecha ganó por goleada a las alternativas socialista y de izquierdas. Pocos meses después, en las elecciones generales del 20-N, el PP volvió a ganar con amplia mayoría absoluta, mientras que el PSOE cosechó los peores resultados de su historia reciente. Ya sé que en ello han influido muchísimos factores y que se podría estar discutiendo sobre los mismos hasta el infinito, pero no se me negará que, por encima de todo, se ha producido una paradoja de enorme calibre: mientras el 15-M nacía con fuerza y generalizaba sus protestas, un partido conservador y claramente pro-capitalista obtenía sus mayores cuotas de poder desde el advenimiento de la democracia.

          En fin, resumiendo, yo pediría a los indignados dar otro paso hacia delante y engranarse de alguna manera más efectiva con la política real, precisamente para tratar de influir mejor sobre la misma y modificarla con más eficacia. Un saludo a todos.

Anuncios

One response to this post.

  1. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dice, aunque tiene sus “peligros”. Por otra parte, la indignación de muchos, habrá aumentado al ver cómo se trata al movimiento 15 M en la portada de” La Sinrazón”.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: