SORAYITA, LA “REVIENTAVIERNES”

Hay que ver cómo cambian las cosas con el tiempo. Lo malo, claro, es cuando van a peor, que por desgracia suele ser lo frecuente en momentos como los que nos está tocando vivir.  Me gustaría llamar la atención del lector sobre algo tan aparentemente neutro  y ajeno  a los vaivenes de la vida como es un simple día de la semana. Concretamente me estoy refiriendo al viernes.

Casi desde que tengo uso de razón, el viernes ha sido siempre un día alegre, optimista, casi sonriente, si se me permite el calificativo. Señala el final de una semana laborable, más o menos llena de trabajos, esfuerzos, estudios, madrugones y fatigas de diversa índole, y representa una especie de portal del anhelado fin de semana. Cuando llega el viernes, nuestra mente se recrea ante la perspectiva del tiempo libre, de levantarse más tarde, salir al campo, ir al cine, salir a cenar o a picar algo (el que se lo pueda permitir,  lógicamente), reunirse con los amigos, holgazanear, practicar el bricolaje, en fin, cualquier cosa menos trabajo  y obligaciones. Bueno, al menos ésta es la tónica general, para la mayoría de los mortales. Y, desde luego, esto ocurre también en otros países que comparten cultura y costumbres con nosotros. Como botón de muestra, basta citar el título de aquella película norteamericana: “Thank God,  it’s Friday!(“¡Por fin ya es viernes!” en español). Este carácter simpático y alegre del viernes se ha mantenido así durante décadas, como es natural y, creo yo, como Dios manda……hasta ahora.

En efecto, desde hace ya unas cuantas semanas, más o menos desde que empezó a rodar este año 2012 -y el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy-, la cosa ha cambiado dramáticamente. Los viernes son el día del Consejo de Ministros, como antes, es cierto, pero es que ahora se ha adoptado la costumbre de utilizar la rueda de prensa posterior al Consejo para anunciarnos (más bien, descargar sobre nuestros atónitos oídos) una cascada de muy malas noticias para casi todos los españolitos: subidas de impuestos, recortes presupuestarios, supresión de servicios públicos, reformas laborales, eliminación de organismos estatales, ajustes, tijeretazos, privatizaciones, amenazas de intervención a comunidades autónomas, recortes milmillonarios en sanidad y educación, copago de medicamentos y toda una suerte de espantos que convierten los telediarios del viernes a mediodía en una verdadera tortura psicológica. Si encima estás comiendo al tiempo que ves las noticias, pierdes ràpidamente el apetito y corres el riesgo de sufrir una indigestión.

¿Y quién es la mensajera de todo este aluvión de pésimas noticias para nuestro bolsillo, nuestra salud y nuestro bienestar? Pues, ya saben, Soraya Sáenz de Santamaría, Vicepresidenta del Gobierno y Portavoz del ídem, que siempre acude como un clavo a las citas del viernes, unas veces sóla y otras acompañada de los ministros más implicados, como Montoro, De Guindos, Mato, Báñez o Wert (los más habituales en este tipo de encuentros). Desde su tribuna preferente, tienen a bien anunciarnos la amplia batería de medidas anti-crisis que han aprobado esa misma mañana en el Palacio de la Moncloa y que, más que anti-crisis, yo las calificaría de anti-humanas, porque siempre van “al merme” (como diría el genial José Mota) de la gente corriente, los ciudadanos de a pie, los electores, los contribuyentes, los asalariados.

Pero, por curioso que pudiera parecer, la actitud de la vicepresidenta Soraya y de sus ministros no refleja ni siquiera una cierta y lógica contrariedad o malestar ante el dolor que todas estas medidas están causando a la sociedad. ¡Qué va! ¡Todo lo contrario! En sus caras, tono, gestos e incluso sonrisas de autocomplacencia, se percibe inequívocamente un íntimo y ostensible orgullo por todas las decisiones que están tomando, como si dijesen: Fijáos qué buenos, qué listos y qué competentes somos, que no paramos de hacer reformas y no dejamos títere con cabeza. Nosotros sí que sabemos gobernar, y no los que había antes, que eran tan blanditos y que nos han dejado esta herencia tan desastrosa. Exhiben, sin recato ni pudor alguno, una actitud jactanciosa que resulta, la verdad, bastante irritante, mientras ponen en marcha sus planes de liquidación de tantas cosas positivas que teníamos los ciudadanos españoles, tras décadas de construcción laboriosa de este, ¡ay!, aparentemente efímero estado del bienestar.

Y mientras termino de escribir este artículo, no puedo dejar de pensar en la frasecita pronunciada ayer día 2 de mayo por la señora Aguirre, presidenta de la comunidad madrileña, cuando era entrevistada en la cadena SER. Con el sarcasmo que la caracteriza, vino a decir algo así: “Pues nosotros, en la Comunidad, nos reunimos todos los viernes para estudiar qué servicios podemos recortar, ¡y estamos encontrando unas partidas maravillosas!” Francamente, esta actitud me parece obscena. Es como si le divirtiera hallar oportunidades de recorte, que casi siempre significan personas a la calle. Me parece inadmisible que una persona que ostenta un cargo público, por encargo directo del electorado, y que se encuentra al servicio de la ciudadanía, se pronuncie en estos términos tan sumamente frívolos.

En fin, espero que en algún momento, y ojalá que no sea muy lejano, nuestros queridos viernes vuelvan a ser como los de antaño. Nos va la salud en ello.

Anuncios

One response to this post.

  1. Leo con frecuencia sus comentarios, y siempre me parecen muy medidos, cosa que con los tiempos que corren, a veces no es fácil.
    Aunque en éste momento es un tema muy secundario( aparte de los desmanes y errores que han cometido y siguen en la tarea), hay una cosa que no soporto de los políticos, y es la invención de palabras, la última es del Ministro de educación que en vez de decir “falso” , dijo “inveraz”. Es que a veces nos ponemos demasiado estupendos. Un saludo muy cordial.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: