UNAS CUANTAS PROPUESTAS DE EMERGENCIA

A principios de esta misma semana, mientras leía noticias y comentarios en la página web del diario El País, en particular los que se relacionaban con la mala evolución de la deuda pública española en los mercados y la fuerte subida que había experimentado últimamente nuestra prima de riesgo, y en definitiva con el fantasma de la intervención rondando de nuevo sobre nuestras cabezas, se me ocurrieron una serie de propuestas que se podrían llevar a cabo en España para salir de una vez del atolladero en que nos encontramos, propuestas que escribí en la red ESKUP de dicha web, a modo de un comentario más. Confieso que no están muy elaboradas y que obedecen más al cabreo del momento y al sincero afán de buscar salidas a esta especie de trampa en que está atascado el país, más que a una reflexión profunda y largamente meditada.

A pesar de ello, y aunque algunos me acusen de simplista o ingenuo, me he decidido a recuperarlas y a transcribirlas, casi sin cambios, en mi blog. A lo mejor, entre un disparate y otro, hay algo positivo que se pueda aprovechar. Ahí van estas propuestas:

  1. Formación urgente de un Gobierno de concentración, con la participación y/o el apoyo de todas o casi todas las fuerzas políticas parlamentarias.
  2. Creación de un banco público que trabaje de verdad al servicio de las familias y de las pequeñas y medianas empresas. Esta entidad competiría en el mercado financiero con todos los demás bancos y cajas de ahorros, como un actor más.
  3. Se aprobaría inmediatamente la contribución fiscal de la Iglesia Católica (IBI sobre su numeroso patrimonio inmobiliario) y de las grandes fortunas (Impuesto sobre el Patrimonio).
  4. Recuperación urgente de todos los procesos productivos, administrativos y de servicios deslocalizados y desviados a otros países (de Sudamérica y Asia, fundamentalmente).
  5. Establecimiento de gravámenes y restricciones severas a un gran número de productos extranjeros, cuya importación desequilibra en exceso nuestra balanza comercial.
  6. Fomento del consumo de productos y servicios nacionales.
  7. Desarrollo urgente, recurriendo incluso a la iniciativa pública, de instalaciones generadoras de energías limpias y renovables (debido a circunstancias que sería prolijo enumerar aquí, la energía solar está prácticamente sin desarrollar en España, pese a todo su gran potencial).
  8. Suspensión inmediata de todos los recortes puestos en marcha  en materia educativa y sanitaria. Racionalización, sí. Recortes y pérdida de calidad, no.
  9. Apoyo sin reservas a todas las actividades de investigación y desarrollo, por razones obvias de futuro del país.
  10. Corrección urgente del exceso de altos cargos en las administraciones y empresas públicas, que tanto sangra nuestros recursos (en cuanto a las empresas privadas, allá ellas con la política de recursos humanos que quieran llevar, pero creo que muchas de ellas padecen el mismo problema).
  11. Una de dos, o prohibición por ley de salarios superiores a los 300.000 euros anuales, o bien una fiscalidad mucho más agresiva y eficaz que la actual con las rentas muy altas. Es intolerable que ciertos ejecutivos perciban ingresos de 2, 4, 6 ó más millones de euros anuales, cuando a nuestros jóvenes les están ofreciendo salarios de miseria de 400 euros mensuales.

Yo añadiría otra acción más, que seguramente tendría que ir en el primer o segundo lugar de la lista, y es la negociación urgente de España con la Unión Europea, de igual a igual, de otro calendario muy distinto de ajuste presupuestario y consolidación fiscal, ya que está demostrado claramente que los objetivos actuales no sólo son imposibles de cumplir, sino que están empujando nuestra economía a una espiral recesiva, como reconocen ya muchas voces autorizadas (hasta el mismísimo FMI, dirigido por la señora Lagarde, lo ha declarado sin paliativos esta misma semana).

Anuncios

2 responses to this post.

  1. Posted by Rubén on 19 abril, 2012 at 21:05

    Buenas noches don Fernando, coincido contigo en varios puntos, pero discrepa en algunos y, si me lo permites, explico mis razones:
    4. Respecto a la recuperación de varios procesos industriales, en un mundo globalizado, que es inevitable (a no ser que queramos ser Corea del Norte o Cuba) el problema reside en que si una persona “semi-analfabeta” (sin pretender faltar al respeto a nadie) es capaz de hacer/fabricar lo mismo que aquí, tenemos un problema. Lo que es necesario es crear una industria puntera, no volver a ser la mano de obra barata de Europa.
    5. Este punto es repercutible a la calidad/ competitividad del producto español. Si cerramos nuestras puertas a los productos extranjeros,los nuestros serán igualmente rechazados.
    Lo que si debería ser aplicable es la obligación de los cumplimientos de los derechos humanos para la entrada de un producto en un país, como hacer los países escandinavos.

    Por lo demás coincido contigo en el resto de los puntos.

    Saludos

    Responder

    • Muchas gracias por tus matizaciones, que demuestran tu preocupación y tu conocimiento sobre estas cuestiones. Es muy posible que tengas razón, aunque deseo insistir en la necesidad de recuperar para la mano de obra española muchos de los trabajos que se han deslocalizado, con la excusa de ahorrar unos cuantos euros a las empresas. Por supuesto que en otros países, en principio menos desarrollados que el nuestro, hay trabajadores que pueden hacer nuestro trabajo más o menos igual (aunque sobre esto se podría discutir bastante), pero hay que hacer hincapié en la grave injusticia que supone dejar en la calle a tantos y tantos empleados españoles que antes se ganaban la vida honradamente desarrollando un trabajo más o menos cualificado. Ya sé que es una consecuencia de la globalización, pero considero que hay que imponer ciertos límites para evitar consecuencias tan lamentables para nuestra mano de obra.En este punto, yo creo que habría que ser mucho más proteccionista.
      En cuanto al punto 5, sobre restricciones a las importaciones, no deseo que se me interprete como un partidario de la autarquía, ni muchísimo menos. Eso sería absurdo. Sin embargo, pienso que se deberían aplicar ciertos mecanismos para limitar de alguna manera importaciones de productos que compitan directa y agresivamente con los elaborados aquí. Sobre esta cuestión, creo que existen muchos matices y muchos grados de intervención. Por supuesto, es un asunto complejo, sobre el que yo sólo pretendía llamar la atención.
      Un saludo muy cordial y muchas gracias.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: