Archive for 19 de abril de 2012

UNAS CUANTAS PROPUESTAS DE EMERGENCIA

A principios de esta misma semana, mientras leía noticias y comentarios en la página web del diario El País, en particular los que se relacionaban con la mala evolución de la deuda pública española en los mercados y la fuerte subida que había experimentado últimamente nuestra prima de riesgo, y en definitiva con el fantasma de la intervención rondando de nuevo sobre nuestras cabezas, se me ocurrieron una serie de propuestas que se podrían llevar a cabo en España para salir de una vez del atolladero en que nos encontramos, propuestas que escribí en la red ESKUP de dicha web, a modo de un comentario más. Confieso que no están muy elaboradas y que obedecen más al cabreo del momento y al sincero afán de buscar salidas a esta especie de trampa en que está atascado el país, más que a una reflexión profunda y largamente meditada.

A pesar de ello, y aunque algunos me acusen de simplista o ingenuo, me he decidido a recuperarlas y a transcribirlas, casi sin cambios, en mi blog. A lo mejor, entre un disparate y otro, hay algo positivo que se pueda aprovechar. Ahí van estas propuestas:

  1. Formación urgente de un Gobierno de concentración, con la participación y/o el apoyo de todas o casi todas las fuerzas políticas parlamentarias.
  2. Creación de un banco público que trabaje de verdad al servicio de las familias y de las pequeñas y medianas empresas. Esta entidad competiría en el mercado financiero con todos los demás bancos y cajas de ahorros, como un actor más.
  3. Se aprobaría inmediatamente la contribución fiscal de la Iglesia Católica (IBI sobre su numeroso patrimonio inmobiliario) y de las grandes fortunas (Impuesto sobre el Patrimonio).
  4. Recuperación urgente de todos los procesos productivos, administrativos y de servicios deslocalizados y desviados a otros países (de Sudamérica y Asia, fundamentalmente).
  5. Establecimiento de gravámenes y restricciones severas a un gran número de productos extranjeros, cuya importación desequilibra en exceso nuestra balanza comercial.
  6. Fomento del consumo de productos y servicios nacionales.
  7. Desarrollo urgente, recurriendo incluso a la iniciativa pública, de instalaciones generadoras de energías limpias y renovables (debido a circunstancias que sería prolijo enumerar aquí, la energía solar está prácticamente sin desarrollar en España, pese a todo su gran potencial).
  8. Suspensión inmediata de todos los recortes puestos en marcha  en materia educativa y sanitaria. Racionalización, sí. Recortes y pérdida de calidad, no.
  9. Apoyo sin reservas a todas las actividades de investigación y desarrollo, por razones obvias de futuro del país.
  10. Corrección urgente del exceso de altos cargos en las administraciones y empresas públicas, que tanto sangra nuestros recursos (en cuanto a las empresas privadas, allá ellas con la política de recursos humanos que quieran llevar, pero creo que muchas de ellas padecen el mismo problema).
  11. Una de dos, o prohibición por ley de salarios superiores a los 300.000 euros anuales, o bien una fiscalidad mucho más agresiva y eficaz que la actual con las rentas muy altas. Es intolerable que ciertos ejecutivos perciban ingresos de 2, 4, 6 ó más millones de euros anuales, cuando a nuestros jóvenes les están ofreciendo salarios de miseria de 400 euros mensuales.

Yo añadiría otra acción más, que seguramente tendría que ir en el primer o segundo lugar de la lista, y es la negociación urgente de España con la Unión Europea, de igual a igual, de otro calendario muy distinto de ajuste presupuestario y consolidación fiscal, ya que está demostrado claramente que los objetivos actuales no sólo son imposibles de cumplir, sino que están empujando nuestra economía a una espiral recesiva, como reconocen ya muchas voces autorizadas (hasta el mismísimo FMI, dirigido por la señora Lagarde, lo ha declarado sin paliativos esta misma semana).