A ESPERANZA AGUIRRE

Señora Aguirre:

Los buenos resultados de las pasadas elecciones municipales y autonómicas, así como las excelentes perspectivas de su partido ante las generales del próximo 20-N, sin duda la han estimulado para empezar a poner en práctica nuevas políticas.

Políticas basadas fundamentalmente en dos principios: el recorte de lo público y el fomento de lo privado. En suma, neoliberalismo puro, al estilo reaganiano y thatcheriano (personajes a los que debe usted admirar mucho). Ustedes, los del PP, tienen en la cabeza una idea muy arraigada: la administración pública, con todos los servicios que puede prestar a la ciudadanía, es deficiente y cara, mientras que la gestión privada es eficaz y rentable. Es una idea recurrente en todos ustedes. Es más, yo diría que constituye el núcleo de su ideología. Lo que ocurre es que se quedan ahí, en esa mera afirmación, pero no lo demuestran en absoluto, no dan razones ni argumentos que ilustren correctamente tal idea.

Pues yo le digo que ese pensamiento es una gran falacia. Como no quiero prolongar mucho esta carta, pues podría aburrir a los lectores, me remito a mi artículo DESMONTANDO TÓPICOS: LO PÚBLICO Y LO PRIVADO, publicado en este mismo blog el pasado 09.06.11 (Economía). Tan sólo añadiré una breve reflexión. Si verdaderamente piensa que la administración pública es ineficiente, está usted tirando piedras sobre su propio tejado, ya que usted encabeza la Comunidad de Madrid, y está ofendiendo gravemente a todo el colectivo de funcionarios que trabajan bajo sus órdenes. Claro que, pensando mal, se podría considerar que usted es una especie de caballo de Troya, introducido en la administración pública con el propósito de dinamitarla desde dentro.

Durante los años pasados, cuando España “iba bien”, usted se convirtió en el paradigma (junto a su colega Gallardón) de la inauguradora continua de obras públicas: nuevas líneas de Metro, prolongación de las existentes, nuevos hospitales, carreteras, enlaces, desdoblamientos, etc. Y no es que les sobrasen los recursos, sino que tenían vía libre para pedir crédito y endeudarse casi sin límites (ya pagarían los que viniesen luego, ¿verdad?).

Ahora las cosas han cambiado radicalmente, con la crisis económica y financiera. Ahora toca apretarse el cinturón, eliminar como sea el déficit y ahorrar en todo lo que se pueda. Y, claro, no se han fijado en nada mejor que en la educación pública, aquella que depende de sus presupuestos, para aplicar sus recortes sin ningún miramiento. Los que antes construían sin parar magníficas líneas de Metro, ahora dejan de contratar profesores interinos y deciden apretar las tuercas a los profesionales de la enseñanza, pero sólo a los de los Colegios Públicos e Institutos de Enseñanza Secundaria, naturalmente.

Usted, como tantos políticos en tantas ocasiones, no ha desperdiciado ocasión para defender la calidad de la educación, bien común que hay que cuidar y mimar con esmero, puesto que asegura mejor que nada la prosperidad y el bienestar de nuestro país en el futuro, lo cual es rigurosamente cierto, y así lo entienden las naciones más cultas y desarrolladas del planeta. Sin embargo, ahora que se ve en la necesidad de llevar a cabo políticas de austeridad, no ha vacilado en perjudicar directamente al sector educativo, quizás lo último que se debería tocar en una sociedad seria, madura y responsable.

Muy mal, Sra. Aguirre. Nunca me ha gustado su estilo de gobernar, su aire de prepotencia, sus descalificaciones hacia la oposición, sus comentarios jocosos y casi siempre hirientes para con los que no pensaban como usted, y su discurso demagógico. Usted se ha sentido siempre muy arropada con el voto mayoritario de los madrileños y, en consecuencia, ha debido pensar que todo lo que hiciera estaba sobradamente legitimado. Pero es que, ahora, ha tocado una cuestión de fondo, muy grave, que perjudica, y mucho,  a profesionales de la enseñanza, a alumnos y a sus padres. Yo espero y deseo que el pueblo de Madrid, de toda la Comunidad, tome buena nota y valore como se merece esta política que pretende usted implantar.

¿Será usted capaz de comprender el mensaje y rectificar a tiempo?

Un ciudadano de Madrid, padre de cuatro hijos.

Postdata: También le aconsejo la lectura de mi otro artículo, SOBRE LA PROPUESTA EDUCATIVA DE AGUIRRE, en este mismo blog (Actualidad) (13.04.11).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: