SOBRE EL 15-M

Inserto aquí varios comentarios hechos por mí en el foro del video-blog De Iñaki Gabilondo (web del diario El País) hoy mismo:

Buenos días, Iñaki y contertulios. Verdaderamente, los que integran este movimiento del 15-M deben saber pasar a otro plano. Se han dado a conocer de sobra, han contado con la simpatía de una buena parte de los ciudadanos, y han expresado su profundo malestar con las injusticias, los abusos y los problemas de la sociedad actual. Ahora es el momento de que se organicen mejor, concreten y prioricen sus reivindicaciones, y las canalicen de la forma más efectiva posible.
En mi opinión, deberían encontrar la manera de trasladar a la clase política sus preocupaciones y sus propuestas, y exigir de ella una respuesta clara a las cuestiones que planteen. El grado en que los políticos respondan satisfactoriamente a sus justas demandas dará de estos últimos una imagen fiel de su credibilidad y su nivel de compromiso real con la sociedad. En otras palabras, podremos comprobar de verdad quién tiene ideas de valor para resolver los problemas reales de la política y la economía, y quiénes se van por la tangente, porque no tengan nada que aportar. Me permito sugerir  a los indignados que exploren este camino.
Como siempre, muchas gracias, Iñaki, por tus comentarios y por la oportunidad que nos das a muchos de expresar nuestras inquietudes.

Una sugerencia para los indignados. Si yo fuera ellos, les trasladaría a los señores Zapatero / Rubalcaba (gobierno actual) y Rajoy (posible gobierno futuro) la siguiente pregunta:
¿Cómo piensan solucionar el problema del desempleo, si las administraciones públicas deben “adelgazar” y las empresas privadas tienden a subcontratar servicios en países del tercer mundo, a automatizar cada vez más sus procesos y, por tanto, a “adelgazar” también sus plantillas?
¿Qué perspectivas pueden tener nuestros jóvenes en este estado de cosas?
¿Quién es el valiente, entre toda nuestra flamante y orgullosa clase política, que responde satisfactoriamente a esta pregunta?

 

Rechazo rotundamente la violencia mostrada ayer contra los miembros del Parlament catalán. Esa no es manera de protestar ni de exigir nada. Sin embargo, cuando luego vi en TV las imágenes de los diputados ya dentro del edificio del parlamento, a salvo y con clara expresión de disgusto, se me cruzó por la mente la idea de, desde sus cargos, sus despachos y la seguridad de sus altos ingresos, la mayoría de ellos deben encontrarse muy alejados de la realidad pura y dura de la calle, de los problemas de la gente trabajadora y de las fatigas de quienes buscan desesperadamente un puesto de trabajo.
Me inclino a pensar que, en muchos casos, su representatividad real es muy escasa y que, además, no parecen sentirse muy preocupados por buscar y dar a los ciudadanos soluciones imaginativas y satisfactorias a sus muchos problemas, lo que debería ser su única obligación, ya que para eso se les paga y se les vota. ¿Me equivoco?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: