UNA RAPIDA OJEADA A LA ACTUALIDAD

                                         

          Cuando ya ha transcurrido más de un mes del terremoto y del devastador tsunami en Japón, seguimos comprobando con preocupación cómo la situación en la central nuclear de Fukushima, lejos de controlarse, continúa siendo muy grave, sin que puedan reducirse satisfactoriamente las fugas de radiación tanto a la atmósfera como al agua del mar. A los que somos profanos en la materia, nos cuesta trabajo creer que, día tras día, semana tras semana, los técnicos no consigan resolver la situación, pero así están las cosas y no queda otra que desear con todas nuestras fuerzas que acabe esta pesadilla lo antes posible.

          Sin duda, este gravísimo accidente está sirviendo para reactivar en todo el mundo el debate sobre la seguridad y conveniencia de la energía nuclear. Quizás este tipo de producción energética no sea tan seguro como muchos pensaban, y creo que habrá que replantearse el problema, con todas sus incógnitas. Los ingenieros y los físicos tienen la palabra, y los políticos deben tomar buena nota.

          Por su parte, el conflicto bélico en Libia no va por buenos derroteros. Las operaciones aliadas de castigo a las fuerzas del coronel Gadafi no están siendo todo lo disuasorias que deberían ser, y el dictador se ha hecho fuerte. En vez de retroceder, machaca con su artillería y sus fuerzas mecanizadas a los rebeldes, cuya escasez de medios y de armamento es bastante palpable. Me temo que la OTAN va a tener que emplearse mucho más a fondo para desalojar a Gadafi del poder, objetivo deseable para la inmensa mayor parte de la opinión pública mundial.

          Quien no piensa así es, desde luego, nuestro ex-presidente Aznar, quien ha calificado al coronel libio nada menos que como “amigo extravagante de Occidente”. Con esta solemne majadería, que se une a su ya larga lista de despropósitos (ver mi post del día 11 de abril), de nuevo se autodescalifica y pone en evidencia a sus compañeros de partido, Rajoy incluido, que deben estar diciendo por lo bajini “trágame , tierra”. Pero lo peor de todo, por las graves consecuencias que pueden tener sus declaraciones para los intereses de España, es que también ha mostrado sus dudas en público sobre la capacidad de nuestro país para pagar la deuda en el futuro. ¡Bonita manera de hacer Patria! A este individuo le vendrían que ni pintadas las famosas palabras del Rey: “¿Por qué no te callas?”.

          Dentro de nuestras fronteras, el gallinero político está bastante alborotado. Los dirigentes del PP multiplican sus ataques verbales contra el presidente Zapatero y contra el gobierno en general. Como diría la Blasa, el entrañable personaje de José Mota, “les puede el ansia viva” por recuperar el poder, y se guían mucho más por su visceralidad que por la razón y la objetividad. Y esto lo nota la gente, el electorado, que va tomando nota de lo que hacen unos y otros. Ellos sabrán lo que hacen.

          Por citar un solo ejemplo, mencionaré aquí lo dicho por Esteban González Pons a raíz de la publicación en los medios de los planes de Telefónica sobre reducción de su plantilla en unas 6.000 personas (a pesar de sus resultados récord, con casi 7.000 millones de euros a repartir en dividendos). A este dirigente no se le ocurre sino declarar, con éstas o parecidas palabras,  que esto sólo pasa en la España de Zapatero, en vez de tener la valentía de expresar su rechazo directo a los planes del Sr. Alierta, presidente ejecutivo de la compañía. Les es más fácil culpar a Zapatero (como de costumbre) que señalar directamente a los responsables del pretendido desaguisado  laboral. Claro, el Sr. Pons pensará que, tratándose de un empresa privada de la importancia de Telefónica, cualquiera le dice nada al representante del mismísimo capital. Su actitud es, ni más ni menos, cobarde y mezquina.

          Mientras tanto, se echan de menos otras voces, de un centro político casi inexistente, con las que quizás el tono de los debates podría ser más sosegado y constructivo. Los medios contribuyen mucho, más de lo deseable desde luego, a que sólo veamos y oigamos al PSOE y al PP, ignorando sistemáticamente a otras fuerzas polìticas que podrían actuar de bisagra. Me refiero sobre todo a UPyD, cuya voz me gustaría escuchar más, a ver si su mensaje y su proyecto político pueden merecer la pena. En fin, uno ansía escuchar nuevos argumentos y propuestas serias, pues hay un hartazgo general de descalificaciones, insultos y ladridos.  La escena política se ha degradado mucho a lo largo de estos años, fundamentalmente por el tipo de oposición que ha practicado el PP, y va siendo hora de asistir a otro tipo de debate más maduro.

          Un saludo muy cordial a todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: