Sobre el Sahara Occidental y la actitud de nuestro Gobierno

     Tras unos cuantos días de “holganza”, vuelvo a ponerme ante el teclado para poner un poco en orden mis ideas ante los últimos acontecimientos de la actualidad política y económica que considero puedan tener más relevancia para los españoles.

     La verdad es que, aunque parto de una posición bastante crítica con respecto a la actuación general del Partido Popular, cuyo estilo facilón, superficial y vacío ya he comentado en mis primeros posts, debo confesar que la postura oficial del Gobierno en torno a los recientes sucesos de El Aaiún me ha decepcionado profundamente y me ha trasmitido una imagen de debilidad e incluso miedo a todo lo que se origine en nuestro vecino del sur.

     No se puede permanecer impasible ante el atropello perpetrado por las fuerzas armadas marroquíes sobre una población civil saharaui en clara situación de inferioridad. Por supuesto que todo lo que concierne a Marruecos ha de tratarse con prudencia, tacto y diplomacia, pero esto no debe impedir que, ante un acto de fuerza y abuso de poder, ocultado inaceptablemente a los reporteros y periodistas -especialmente a los españoles-, el Gobierno español presente una protesta formal en la que se exprese inequívocamente nuestro desacuerdo. No es admisible que el miedo a posibles represalias, sean del tipo que sean, por parte de Marruecos nos atenace y reprima nuestra legítima denuncia de los desmanes llevados a cabo por sus tropas y población civil mayoritaria.

     Como es de sobra conocido, el pueblo saharaui sufre desde hace décadas una situación de opresión, marginación y acoso por parte del Estado marroquí, situación que debería resolverse por mediación directa de la ONU, con el firme respaldo de la Unión Europea y Estados Unidos. Por desgracia, el escaso peso específico de la población saharaui no ayuda en la adopción de medidas rápidas y positivas que tiendan a la resolución del conflicto.

     España debería poner más interés y participar de manera más activa en todo este proceso, aunque sólo sea para compensar nuestra deplorable actuación en la descolonización de este territorio, literalmente abandonado a su suerte e invadido impunemente por Marruecos, en un hecho insólito en el mundo del último tercio del siglo XX. Se hizo muy mal entonces, bien es cierto que no estábamos en democracia, sino asistiendo a la agonía del general Franco, pero por esa misma razón España debe mostrar ahora una postura más firme en defensa de los legítimos dueños del territorio, que tienen todo el derecho del mundo a determinar en libertad su futuro político.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: